Observatorio de la movilidad

Iberdrola da el pistoletazo de salida a puntos de recarga alimentados con baterías de segunda vida

La iniciativa, puesta en marcha junto con Beeplanet, permitirá recargar cuatro vehículos simultáneamente y reducciones en las emisiones de CO2.  

29 junio, 2021 18:02

Noticias relacionadas

Iberdrola ha puesto en marcha junto con Beeplanet un sistema de recarga de vehículos enchufables que funcionará a través de la reutilización de materias primas y baterías de segunda vida. Esta instalación permitirá recargar hasta cuatro vehículos a la vez y reducirá las emisiones de CO2 un 70%. 

La eléctrica ha acordado con la empresa navarra de energía sostenible que la instalación tendrá lugar en el kilómetro 175 de la A3. De esta forma, Iberdrola continua con su apuesta hacia la transición de la movilidad sostenible. Tal y como informó Invertia, la energética firmó un acuerdo con Cooltra e Inetum para desplegar zonas de recarga capaces de albergar hasta veinte vehículos en cada una de ellas.

La compañía vasca centra ahora sus objetivos en la reutilización de materias primas para la instalación de sus zonas de recarga. Los vehículos enchufables podrán contar con una potencia de 100 kW y una capacidad de 200kWh.

Los nuevos puntos de vehículos enchufables supondrán un cambio en el modelo de fabricación. Además de disminuir el impacto de extracción de materias primas, las recargas se alimentarán de baterías de segunda vida provenientes de 14 vehículos eléctricos, lo que permitirá reducir las emisiones de CO2 en un 70%.

Recargas de dos horas

Por otro lado, las nuevas zonas de vehículos enchufables permiten la recarga ininterrumpida de dos horas a máxima potencia. Especialmente útil para las zonas con bajas potencias de red. El mayor tiempo de recarga continua hará posible si la batería se agota, poder prestar el servicio a través de la red durante más tiempo.

Jon Asín, CEO de Beeplanet ha remarcado precisamente que las nuevas zonas de vehículos enchufables "habilitan la instalación de infraestructura de recarga rápida en ubicaciones con limitaciones de red y permite también disminuir los picos de potencia asociados al proceso de carga".

Iberdrola con este proyecto confirma su apuesta decidida por la transición de la movilidad avalada con un plan de movilidad sostenible que asciende a los 150 millones de euros. Así, se prevén 150.000 puntos de recarga en hogares, empresas y vía urbana en los próximos años.