Fondos de inversión

Pictet estima que Nasdaq y 'venture' serán los activos más rentables hasta 2031, con una TAE del 8% al 10%

Según un informe del banco privado suizo, con 50 activos analizados sólo cuatro acabarían en rojo de aquí a una década: todos de renta fija.

10 junio, 2021 02:23

Noticias relacionadas

En un mundo de tipos bajos y alta incertidumbre, pocas firmas son las que se atreven a pronosticar qué harán los activos financieros tras la pandemia. Y menos aún cuando se trata de ponerlo en números y a largo plazo. Una de las más aventuradas es Pictet Wealth Management, que ha presentado su disruptivo informe ‘Horizon: Putting a price on the future, new approaches to investing’. Según este documento, Nasdaq, capital riesgo y venture capital serán los activos más rentables en los próximos diez años, siendo el tercero de ellos el único que dará una TAE de doble dígito.

La bolsa tecnológica americana del Nasdaq presumiblemente dará una rentabilidad anualizada del 8% de aquí a 2031, teniendo en cuenta que el retorno esperado se ha traducido a euros, con la paridad del poder adquisitivo (PPA) modificada y está en valor nominal. En otras divisas, las proyecciones de rendimiento varían al alza o a la baja en función del tipo de cambio.

Pero mejores perspectivas tienen aún los activos no cotizados. El retorno esperado para el capital riesgo es del 8,9% en media anual, mientras que el venture capital se dispararía un 10,1% cada año, según el banco privado suizo.

De las 50 clases de activos que analiza el informe de Pictet, sólo cuatro acabarían en rojo de aquí a una década, apenas un 8% del total pero todos de renta fija. Las peores perspectivas se las llevan los bonos suizos a diez años (-1,2%), los activos monetarios del mismo país (-1%), el Bund alemán (-0,8%) y el cash europeo (-0,3%), siempre en los mismos términos de la divisa de la eurozona.

Pero igual de importante que es saber cómo se comportarán los activos que luego los inversores incluyen en sus carteras, es dirimir hacia dónde van a moverse los precios, es decir, si va a haber inflación o no como pretenden los bancos centrales. A este respecto, Pictet prevé que la inflación se acelere para la segunda parte de la década.

Christophe Donay, director de Análisis Macroeconómico.

Christophe Donay, director de Análisis Macroeconómico. Pictet WM.

En la zona euro, la tasa de inflación esperada es del 1,7% anual para los últimos cuatro ejercicios de su previsión a diez años. En Estados Unidos, habría un 2,1%, y en China, un 3,1%.

A las proyecciones de rentabilidad esperadas, que son nominales, habría que descontarles estas inflaciones para hacerse una idea aproximada del retorno real que se puede alcanzar. A partir de 2027, los precios ya estarían por encima de los que había en la etapa previa a la Covid.

Otros activos

Por ejemplo, los Treasuries americanos rentarían un 1% al año; los gilts británicos, un 0,8%, y los bonos japoneses a diez años, un 0,6%. Si los inversores en renta fija quieren rascar algo más, tendrán que moverse hacia los bonos chinos (4,1%) o la deuda emergente tanto en divisa local como en moneda fuerte (4,2% y 3,7%). En el espectro de la deuda corporativa, el mayor potencial está en el high yield asiático, con un retorno esperado del 5,2% de forma anualizada.

Perspectivas de rentabilidad anualizada a diez años, con la cuarta columna en euros.

Perspectivas de rentabilidad anualizada a diez años, con la cuarta columna en euros. Pictet WM.

En la renta variable, casi todos los activos rondarán una TAE del 4,5% al 6,5%. Por detrás del Nasdaq, ya mencionado, el otro cohete serían las acciones chinas, con una rentabilidad del 7,5% al año en los próximos diez.

En el particular de los parqués europeos, estarían entre el 5% (sólo zona euro) y el 5,6% (cuestión de las pequeñas y medianas capitalizadas del continente). Sin embargo, el informe no entra en detalle de los mercados locales, incluido el Ibex 35.

Por último, en el variopinto cajón de los alternativos, Pictet calcula que el oro resultará en una TAE del 2,5%; las infraestructuras, un 5,1%; los REIT, un 5,3%, y los hedge funds algo más moderado, un 2,7%.

'Endowment' vs. la cartera 60/40

Christophe Donay, director de Análisis Macroeconómico, y Julien Holtz, estratega de mercados emergentes de Pictet WM, avisan del peligro que corren los inversores empeñados en mantener la clásica cartera del 60% en renta variable y el 40% en renta fija: “Puede ser subóptima en momentos de mayor inflación”.

Esta distribución proporcionó un 8% anual los últimos años, pero “puede quedarse en un 4% la próxima década”. Para mitigar esta desaceleración, recomiendan echar mano del estilo endowment, que podría llegar a proporcionar un 2% adicional al año, “sobre todo por la mayor innovación en capital privado”. Este modelo es el que siguen importantes universidades norteamericanas como Harvard, Texas o Yale.

Un prototipo de la inversión endowment incluiría un 35% en bonos, 35% en acciones y 30% en activos alternativos como hedge funds o fondos de retorno absoluto, capital riesgo, inmobiliario u oro. “Con ello, es posible obtener una rentabilidad adicional sin incrementar el riesgo respecto a la cartera 60/40”, animan sus expertos.