Lucas Jackson Thomson Reuters

Mercados

Wall Street sucumbe a las pérdidas con el fiasco de las cuentas de Goldman Sachs

Las cuentas del gigante financiero se quedan por debajo de las expectativas del mercado mientras la rentabilidad de los bonos sigue en ascenso.

18 enero, 2022 19:02

Noticias relacionadas

Wall Street sucumbe a las pérdidas. Y con fuerza. La decepción que generan los resultados anuales de Goldman Sachs y otros gigantes financieros se suma a la carrera alcista de la rentabilidad de los bonos para restar atractivo a una renta variable donde los inversores se decantan por deshacer posiciones.

Por si fuera poco, la referencia macroeconómica clave de la sesión tampoco suponía ningún bálsamo para el parqué. El índice manufacturero Empire State registra un retroceso del 0,7 en su lectura de enero frente a los 25,7 puntos de expansión que venían aguardando los economistas.

Con este escenario, el rojo de las caídas se apodera de los grandes índices de Wall Street. El Dow Jones pierde un 1,6% en los 35.300 puntos. Un 1,8% se deja el S&P 500, que se descuelga de los 4.600 puntos. Más profundo es el descenso del Nasdaq, cuya gráfica perfora los 14.600 enteros.

Máximos de dos años

El creciente convencimiento de que la Reserva Federal de EEUU (Fed) procederá a un incremento de tipos antes de lo previsto impulsaba con fuerza la rentabilidad de los bonos estadounidenses. Incluso a pesar del frágil dato manufacturero que veía la luz este martes.

Los 'treasuries' con vencimiento a una década alcanzaban tipos del 1,89% a media sesión neoyorquina. Una cota que no alcanzaban desde enero de 2020. Sin embargo, la presión se hacía más evidente en los papeles a plazos más cortos, con el bono estadounidense a dos años en el 1%.

Microsoft 'asalta' Warcraft

En cuanto al terreno empresarial, el foco se repartía entre una gran operación corporativa y una nueva ola de resultados anuales de valores financieros. Activision Blizzard se dispara un 25% tras conocerse que Microsoft (-1,7%) ha alcanzado un acuerdo para hacerse con la propietaria de sagas de videojuegos como Warcraft, Candy Crush y Call of Duty por 68.700 millones de dólares en efectivo.

Un 0,4% a contracorriente se apunta también la petrolera ExxonMobil. Este martes ha anunciado su "ambición" de convertirse en una compañía cero emisiones para el año 2050. Un objetivo para el que ha planteado hasta 150 procesos a completar en estas próximas décadas.

Castigo a la banca

Dentro del capítulo de cuentas, el foco indiscutible se colocaba sobre Goldman Sachs. Las acciones del banco ceden un 8% tras conocerse que al cierre del año pasado consiguió un beneficio neto de 21.635 millones de dólares, una cifra récord y 2,3 veces el beneficio del año anterior. Al mercado le gusta poco los motores de estas ganancias hayan sido, principalmente la contención de costes y la reducción de provisiones para pérdidas crediticias.

Cerca de un 3% se deja PNC Financial, que el pasado mes de junio completó la adquisición de la filial en EEUU de BBVA por 11.500 millones de dólares. La entidad no convence a los inversores a pesar de haber alcanzado una cifra de negocio récord de 19.211 millones de dólares, un 13,7% más que al término del ejercicio 2020.

Por su parte, Charles Schwab retrocede un 6% después de haber acabado el año pasado con un beneficio neto atribuido de 5.360 millones de dólares. Eso es un 76% más que en el ejercicio pasado, según las cuentas aportadas por la entidad especializada en negociación de valores.

Un más modesto 2,5% se deja BNY Mellon. En este caso, el balance anual del banco deja un beneficio neto atribuido de 3.552 millones de dólares, lo que supone un incremento del 3,8% interanual. Sin embargo, su facturación solamente creció un 0,8% hasta los 15.931 millones de dólares.