El batacazo por la llegada de la Covid-19 a Europa fue contundente, pero también lo ha sido la recuperación al primer síntoma de que el fin de la pandemia podría estar más cerca. El Ibex 35 suma un 13,29% en su mejor semana de los últimos 22 años contagiado por la euforia que ha provocado la noticia de que varias vacunas podrían estar listas en breve.

Noticias relacionadas

La semana arrancó con el anuncio por parte de Pfizer de que su prototipo de vacuna había alcanzado una efectividad del 90% en sus últimos ensayos. Después han llegado comunicaciones similares por parte de Rusia y de la farmacéutica británica GlaxoSmithKline, que este mismo viernes aseguraba que tendrá resultados definitivos antes de que acabe el año.

A pesar de las llamadas a la cautela de supervisores e instituciones internacionales, las expectativas de que en cuestión de meses pueda completarse una reapertura completa de la economía que finiquite la actual crisis económica ha dado alas a las bolsas. Y es que, aunque el Ibex ha jugado con la ventaja de partir como el más rezagado de Europa, sus índices vecinos también han subido con fuerza.

Remontada

El selectivo español acababa la sesión del viernes con alzas del 0,75% que dejaban su gráfica en los 7.783,7 puntos, de manera que recupera precios de principios de junio. Cuatro sesiones de cinco al alza que han resultado en su mejor balance semanal desde el 16 de octubre de 1998, cuando el índice español cerró con un avance acumulado del 14,55%.

Aunque el índice español todavía acumula pérdidas del 18% en lo que va de año, la gesta es más que significativa. Y es que, hace solo unos días, presionado por la multiplicación de contagios y medidas de confinamiento en esta segunda ola de la pandemia, se acercaba peligrosamente a mínimos del pasado marzo

Solaria y Naturgy

La clara protagonista del giro alcista de este viernes era Naturgy, que cerraba con alzas del 7,8% como líder indiscutible del Ibex 35 después de haber anunciado la venta de su filial de redes eléctricas en Chile al grupo chino State Grid International (SGID) con plusvalías de 400 millones de euros.

No obstante, el sector financiero en bloque acompañaba con subidas del 2,9% para Banco Santander, del 2,7% para BBVA, del 2,5% para el Sabadell y del 2,4% para Bankinter. Y eso que este último sufría la aparición de un nuevo bajista apostando en su contra, de manera que un 1,6% de su capital ya está en manos de cortos.

Al otro extremo de la tabla de revalorizaciones, los peores cierres se los apuntaban Solaria (-4,2%), Cellnex (-2,3%) y Repsol (-1,3%). También Siemens Gamesa se dejaba contagiar de las pérdidas con un retroceso del 1%.

Tampoco se unía a la fiesta alcista el viernes la turística Meliá Hotels, un 0,8% a la baja. Sin embargo, en la semana esta compañía acumula alzas de nada menos que el 43,6%, el registro más abultado de todo el índice español.

En el acumulado semanal, el podio alcista se completaba con IAG (+40%) y Repsol (+27%). Además, el grueso del sector financiero se apuntaba avances superiores al 20%. La gran perdedora era PharmaMar, que un 17,5% abajo sufre el temor del mercado a que su Aplidín llegue tarde a la lucha que las farmacéuticas mantienen por encontrar remedios eficaces contra el coronavirus.

Bonos soberanos

Por el mercado secundario de deuda, la prima de riesgo caía ligeramente hasta los 66 puntos básicos, solo tres por debajo de la marca en la que arancaba la semana. Los bonos españoles a diez años se iban de fin de semana con tipos del 0,11%.

Enfrente, el 0,55% que tocaban los 'bunds' alemanes de referencia en el Viejo Continente que mira con esperanza a una vacuna que podría hacer que el Banco Central Europeo (BCE) pueda moderar la potencia de su "recalibración" de herramientas anunciada para diciembre.