Una pantalla con datos de mercados.

Una pantalla con datos de mercados. Invertia

Energía

Las eléctricas independientes, en el alambre: un 117% más de insolvencias por el tope al gas, los precios y los impagos

Las comercializadoras de electricidad miran con preocupación cómo van a asumir los sobrecostes de 'topar' el gas si no tienen coberturas cerradas.

27 mayo, 2022 04:17

Noticias relacionadas

Las comercializadoras de electricidad independientes llevan un año viviendo peligrosamente. Primero la escalada del precio del gas, los cambios legislativos constantes, como los tramos horarios de la factura o las rebajas fiscales, también la volatilidad en el mercado mayorista y, ahora, el sobrecoste de asumir el 'tope del gas'. Eso sin contar con los impagos de los clientes o los problemas con las distribuidoras.

"Estamos viviendo meses muy convulsos y estamos resistiendo como podemos, pero la realidad es que quien está sacando beneficio de toda esta situación son las grandes eléctricas", explican a EL ESPAÑOL-Invertia fuentes de una comercializadora independiente. 

"Temíamos que se pudiera poner en marcha una segunda subasta eléctrica anunciada por el Gobierno a finales del año pasado, pero finalmente se ha quedado en aguas de borraja", añaden.

Según el informe Sector Eléctrico en España de Solunion, la compañía experta en seguros de crédito, de caución y en servicios asociados a la gestión del riesgo comercial, en 2021 se produjo un aumento del 83% de concursos de acreedores, con un total de 33 casos de insolvencia en paralelo a la subida de la luz.

Una tendencia al alza que se mantiene, ya que a cierre del primer trimestre de 2022 el número de insolvencias se ha disparado un 117%, hasta alcanzar los 13 concursos de acreedores. Aún así, asegura que el sector continúa presentando un volumen de insolvencias bajo respecto a otras industrias (ocupa el puesto 14 de 21).

María Ángeles Piñero, analista de Riesgos de Solunion España y autora del informe, dice que "el número de insolvencias declaradas en el sector ha experimentado un fuerte incremento en estos dos últimos años, que estimamos puntual. Con la llegada de nuevas medidas esperamos que la situación se regularice".

Según cifras de OMIE (operador del mercado ibérico de electricidad), desde 2013 el número de comercializadoras no ha parado de subir. Incluso en 2021 había 469, 57 más que el año anterior, pero "eso no quiere decir que estén operativas", añaden las fuentes consultadas.

Volatilidad de precios

Solunion también concluye que "el 65% de las eléctricas consultadas no tiene firmado un PPA (Power Purchase Agreement) con precios fijos a largo plazo con fuentes renovables, por lo que se exponen a la volatilidad de los precios eléctricos".

Y confirma que "las comercializadoras de libre mercado han sido las principales perjudicadas, ya que no se solían cubrir del riesgo de fluctuaciones de precios en las compras. El contexto de precios altos y la imposibilidad de repercutirlos han provocado el incumplimiento de contratos y la cancelación de suministro a clientes".

Las pequeñas y medianas empresas llevan un año haciendo malabares para "poder hacer frente a las garantías exigidas para comprar electricidad en el mercado, la tensión de caja que eso supone junto a los impagos o la necesidad de ajustarse a tantos cambios regulatorios en tan poco tiempo", explica a este diario Javier Colón, socio fundador de la consultora especializada Neuro Energía.

Ahora, con el tope del gas, "es complicado decir si les beneficia o perjudica, hay muchas derivadas. Por un lado, van a pagar menos, pero por otro les resta competitividad y, además, dependerá de la situación de cada comercializadora", añade.

"OMIE, el operador del mercado, exige ahora a las comercializadoras que pongan garantías por el sobrecoste del mecanismo de ajuste del RDL 10/2022, de un día para otro, cuando todavía ni se encuentra aprobado por Europa y bajo riesgo de suspensión y traspaso de consumidores a la CoR", explica Colón en un tuit.

Efecto del 'tope' del gas

No es la primera vez que las comercializadoras independientes alertan de la difícil situación por la que atraviesan. Ahora Feníe Energía, una de las 10 más grandes del sector, denuncia que el tope al gas distorsiona el mercado, castiga a las pequeñas compañías y reforzar así el dominio de las grandes compañías eléctricas.

Dice que el procedimiento establecido por el Gobierno "genera un altísimo nivel de incertidumbre" y "perjudicará también gravemente la competencia y, en definitiva, a la capacidad de libre elección de los consumidores".

"Por las complejidades del mecanismo, todavía no está claro si los consumidores con contratos de precio fijo se verán mínimamente afectados o no. En la diferenciación entre estos dos tipos de clientes radica el principal problema de esta norma, que va a generar dos efectos adversos", señala en un comunicado.

"Por otra parte, y más grave aún, las grandes eléctricas, que venden la electricidad a sus propias comercializadoras intragrupo a precio inferior al del mercado mayorista (lo que les permite tener casi todos sus contratos a precio fijo) quedarán en gran parte excluidas de tener que abonar compensación alguna", ha valorado.

Otra de las cuestiones que denuncia Feníe es que la exención de parte del pago al gas no se hará sobre la electricidad finalmente consumida y pagada por los clientes finales, sino por la cantidad de energía previamente comprada por las comercializadoras para los próximos 12 meses.

"De forma que si una compañía puede presentar una gran cantidad de energía adquirida previamente (como solo pueden hacer las del oligopolio) tendrá una gran exención que se mantendrá incluso aunque sus clientes se vayan a otra compañía y no consuman esa energía en concreto. Teniendo en cuenta que los cambios de compañía son habituales, el resultado será que las grandes podrán disponer de un remanente muy grande de energía exenta de pagar la compensación al gas, ganando así una posición competitiva que ningún otro agente del mercado podrá tener", opina la comercializadora.

Las grandes, líderes del sector

Y en medio de este caos de precios, Iberdrola, Endesa y Naturgy, las tres eléctricas más grandes en España por número de clientes, están lanzando planes comerciales con los que no pueden rivalizar las más pequeñas. 

De hecho, en los últimos meses están ganando clientes después de años de goteo constante de pérdidas. Sus ofertas de tarifas fijas que protejan al usuario frente a la volatilidad de precios del mercado mayorista son imbatibles, porque están integradas verticalmente y son generadores y comercializadores a la vez. 

Endesa acaba de alcanzar los 9.897 millones de clientes según su última cuenta de resultados, e Iberdrola, con datos de mayo, ya sumaba los 9.942 millones. La carrera por el cliente no ha terminado.