Central termosolar de Abengoa.

Central termosolar de Abengoa. EFE

Energía

Abengoa teme una guerra judicial que frene la entrada de los nuevos inversores a Abenewco 1

Los trabajadores mantienen hoy reuniones con la dirección y el administrador concursal para evaluar las ofertas conocidas y profundizar en los motivos del registro.

14 abril, 2021 03:10
Sevilla

Noticias relacionadas

Abengoa suma un nuevo escollo en su camino. El registro de la Guardia Civil de su sede sevillana de Palmas Altas ha supuesto un jarro de agua fría para la actual cúpula. Con este primer paso, Abengoa teme una nueva guerra judicial y una cascada de nuevos procedimientos legales que frenen la entrada de los nuevos inversores para salvar Abenewco 1, la filial que concentra sus activos más atractivos.

Así lo confirman fuentes internas de la empresa a Invertia. Reconocen que la actuación de la Unidad Central Operativa (UCO) no ayuda en plenas negociaciones para evaluar las dos ofertas que están sobre la mesa. Por un lado, la oferta conjunta presentada por el grupo Caabsa (los hermanos Amodio), Ultramar Energy y Abengoa Shares, y la propuesta de la empresa que incluye la entrada del fondo TerraMar.

Este nuevo episodio vuelve a poner el foco sobre la empresa sevillana de energía mientras las citadas fuentes piden "tranquilidad". La llamada a la calma se justifica por ser un episodio judicial que se remonta al 2016 y que "nada tiene que ver" con la actual dirección de la empresa, que continúa en concurso de acreedores y que está liderada por Juan López-Bravo.

Agentes de la Guardia Civil de paisano en la sede de Abengoa de Sevilla.

Agentes de la Guardia Civil de paisano en la sede de Abengoa de Sevilla.

Se trata de una orden del Juzgado central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, cuyo titular es el magistrado Ismael Moreno Chamarro. Según ha podido conocer este periódico a través de fuentes próximas a la investigación, los agentes de la UCO, por mandato de la Audiencia, llevarían al menos cinco años indagando en presuntos delitos societarios y contra los consumidores.

La demanda, presentada en marzo de 2016, fue presentada entonces por los accionistas congregados en la Plataforma de Afectados de Abengoa. Acusaron por presuntos delitos relativos al mercado y los consumidores y falsedad de cuentas al entonces consejo de administración de Abengoa. Estaba liderado por Felipe Benjumea, directivo de la familia fundadora de la histórica empresa sevillana. 

"Preocupación" en la plantilla

El mensaje de tranquilidad de la empresa no ha calado entre la plantilla ni tampoco en los sindicatos presentes en Abengoa. En el caso de UGT, la secretaria general andaluza, Carmen Castilla, transmitió ayer su "preocupación" por el posible impacto que podría tener en la viabilidad de Abengoa y en sus miles de empleos. 

En esta línea han insistido los trabajadores, que tienen por delante una semana cargada de reuniones. Tras el "plantón" de la Junta de Andalucía en la cita de este pasado martes, representantes de los empleados se reúnen este miércoles en Sevilla con la cúpula de Abengoa y con el administrador concursal, Guillermo Ramos

Imagen de archivo de la última concentración de los trabajadores de Abengoa en Sevilla.

Imagen de archivo de la última concentración de los trabajadores de Abengoa en Sevilla.

Fuentes de la plantilla han explicado a Invertia que en los encuentros esperan evaluar las ofertas conocidas para salvar Abengoa y profundizar en los motivos del registro de la Guardia Civil, entre otros temas. Pese a la situación actual, confirman que su lucha "continúa", por lo que volverán a manifestarse este jueves para reclamar el mantenimiento de sus empleos. 

El registro

Una veintena de agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil protagonizó este martes un registro en la sede central de Abengoa, situada en Palmas Altas. El registro se inició a primera hora de la mañana en el departamento de Contabilidad y Auditoría Interna.

Los trabajadores, que tuvieron que abandonar las oficinas durante la actuación, relataron a la prensa que los agentes se llevaron unos 50 ordenadores. La Guardia Civil estuvo toda la mañana en la sede de la empresa, donde también se reunió con la dirección, según pudo saber este medio. El registro forma parte de una "operación abierta" que permanece en secreto de actuación.