Distribución

Media Markt, Leroy Merlin y Beko se preparan para un ‘Black Friday’ marcado por la crisis de suministro

La mayoría de empresas asumirán los incrementos de precios en las materias primas sin repercutirlos en el consumidor final.

22 octubre, 2021 05:30
Barcelona

Noticias relacionadas

La crisis de suministro, principalmente en China, está poniendo a prueba a las empresas de gran consumo. Tanto que desde hace tiempo existe el temor a que se produzcan colapsos en la cadena de suministro y los plazos de entrega se alarguen más de la cuenta. Temor que crece si tenemos en cuenta que hay tres grandes campañas de consumo antes de que acabe el año: el 'Día del Soltero', el Black Friday y las Navidades. 

La pregunta del millón es: ¿habrá problemas para comprar los productos que deseamos sin demoras ni subidas de precio? En líneas generales no parece que vayan a producirse problemas gracias a la estrategia que han seguido algunas compañías como Media Markt.

La cadena ha puesto en marcha una de las enseñanzas aprendidas durante la pandemia: planificar con tiempo. Por ejemplo, con la falta de chips ahora se hacen pedidos con una antelación de 20 o 25 semanas cuando antes eran de ocho. 

“Hay situaciones globales que han generado tensiones en productos emblemáticos de telefonía o consolas, pero no habrá falta de abastecimiento de artículos para las campañas de Black Friday y Navidad”, avanzó el director de compras de MediaMarkt, Samuel González, durante su intervención en la 36ª edición del Congreso de Gran Consumo que se celebra en Barcelona. 

Este es “optimista” respecto a ambas campañas, gracias a la plena apertura de los establecimientos que la compañía espera este año, en comparación con las restricciones que se vivieron en 2020. A pesar de ello, desde la compañía reconocen que “no somos ajenos a plazos o a que algún producto icónico pueda faltar”. 

Para el director de Marketing de Beko, Manuel Royo, “la inercia positiva del mercado seguirá en el Black Friday y la Navidad”. Royo explicó que el consumidor ya ha asimilado la campaña del viernes negro como el momento de avanzar compras de cara a las fiestas navideñas y ha destacado que “la estabilización que ya estamos viviendo en el suministro ayudará a tener oferta suficiente”.

Mucho más fácil lo tiene Leroy Merlín. Según su director, Eduardo Nussio, el 84% de las compras se realizan en España, por lo que las tensiones en las cadenas les afectan menos.

El director de ventas B2C de Samsung, Daniel Molero, avanzó que en estas campañas clave de final de año “pueden producirse menos actos de compra, pero serán de más valor”. Molero destacó además que durante el Black Friday (26 de noviembre) el consumidor buscará sobre todo teléfonos de tecnología 5G o relojes inteligentes.

Sin subir precios

En este contexto, a la crisis de suministro también se suma la preocupación por una posible subida de los precios por las tensiones inflacionistas. De hecho, para el 66% de las empresas asistentes al Congreso de Aecoc -celebrado entre el 20 y el 21 de octubre- lo que más va a determinar el futuro del sector es el incremento de los costes de las materias primas y la energía. 

No obstante, el presidente de Aecoc, Ignacio González, resaltó que, en ese escenario, “el conjunto de la cadena de valor está haciendo un gran ejercicio de contención para no tener que verse obligado a repercutir ese incremento de costes a un consumidor que atraviesa un momento difícil”.

De ahí que empresas como Media Markt, Beko o Leroy Merlin también rechacen la idea de subir precios. “Para este fin de año no se puede permitir trasladar subidas al producto final”, señalan desde Media Markt.