Sevilla

La primera de las mesas redondas del l Foro Económico Español 'La Andalucía pos-Covid' en la Fundación Cajasol Sevilla, cita que organizan EL ESPAÑOL e Invertia, ha contado con tres casos prácticos de empresas referentes en diferentes sectores: construcción, industria y energía.

Noticias relacionadas

La mesa redonda sobre el análisis de la situación del tejido empresarial andaluz se centró en tres casos prácticos de organizaciones andaluzas. Moderada por Alberto García Valera, socio director de EY en Andalucía y Extremadura, participaron como ponentes Ricardo Pumar, presidente ejecutivo del Grupo Insur; Martín Salgado, director general de Magtel, y Santiago Alfonso, vicepresidente de Cosentino.

Los elementos clave que se han repetido durante el desarrollo de las intervenciones han sido dos: la sostenibilidad y la innovación. Los ponentes han reflexionado en torno a la realidad de cada uno de sus sectores y cómo las empresas andaluzas han sufrido la crisis provocada por la Covid-19.

García Valera ha destacado de inicio las fortalezas de Andalucía: conexiones para el transporte de alta calidad, conectividad tecnológica, un potente sector aeronáutico y ecosistemas tecnológicos de referencia como Málaga Tech Park o la Cartuja de Sevilla. Ingredientes que hacen que el desarrollo del tejido sea cada vez más dinámico. También, la internacionalización de la empresa andaluzaes un vector a tener en cuenta.

Como representante de una organización con presencia internacional, Santiago Alfonso, de Cosentino, ha animado al empresariado andaluz a aprovechar las oportunidades: "Portugal, Marruecos... hoy en día internacionalizarse está al alcance de todos. En Cosentino, el 93% del negocio viene de fuera de España".

Durante la pandemia, esta empresa con sede en Almería, ha continuado trabajando: "Sólo paramos de producir menos de cuatro horas", ha afirmado Alfonso. "Sin las personas, sin los empleados de Cosentino, no sabemos qué habría sido de la empresa" durante la crisis de la Covid-19.

En este sentido, ha destacado que el concepto de sostenibilidad "va más allá de ser amigables con el medioambiente". Para Alfonso, "la sostenibilidad pasa por el esfuerzo de las personas y Cosentino en la pandemia ha sido un ejemplo". Es esta implicación de los recursos humanos la que ha llevado a la compañía a igualar los resultados de 2019.

Por otro lado, Ricardo Pumar, de INSUR, ha defendido que el sector inmobiliario es un "generador de empleo y de gran importancia en el ámbito social". Así, ha explicado cómo "los excesos del pasado" han provocado un "ajuste muy severo" que ha llevado a una disminución del 90% de la promoción de obra nueva entre 2004 y la actualidad.

"El sector se encuentra ahora sobre una base sostenible", ha afirmado Pumar. Es el mercado de obra nueva en el que esta empresa andaluza sustenta su modelo de negocio: "En 2020, marcado cruelmente por la pandemia, el número de transacciones de obra nueva superó un 8%". Respecto al actual ejercicio, ha confirmado que "las preventas están teniendo un comportamiento todavía mejor".

La clave, según Pumar, es ofrecer el tipo de vivienda que las familias están demandando tras la pandemia: "Más tamaño para dar cabida al teletrabajo; más zonas verdes y precios más asequibles". Esas viviendas se encuentran hoy en obra nueva y en la periferia de las ciudades.

En el caso de Magtel, Martín Salgado ha centrado su intervención en destacar la necesidad de la sostenibilidad de los diferentes sectores en los que se desenvuelve Magtel: tecnología, telecomunicaciones, minería y energías renovables.

"El desafío que se nos presente hoy es el de aprovechar el talento de la juventud andaluza", ha reconocido. El desafío que se presenta para Magtel es, según Salgado, "la colaboración del tejido empresarial", teniendo en cuenta los matices de cada una de las empresas del entorno: "Es importante utilizar las sinergias para el desarrollo" de Andalucía.

Por último, los tres representantes del sector empresarial andaluz han querido poner sobre la mesa la necesidad de la transferencia de conocimiento entre la universidad y la empresa. Así, la inversión pública y privada en I+D+i, el fortalecimiento de la FP Dual y su conexión con las universidades son algunas de las actuaciones que los empresarios han reclamado como urgentes. De este modo, han convenido en que estos proyectos serían útiles para mejorar la renta per cápita en Andalucía y mejorarían la productividad de las empresas.