Jordi Magentí, único investigado hasta ahora por el doble crimen de Susqueda.

Jordi Magentí, único investigado hasta ahora por el doble crimen de Susqueda. EFE

Tribunales CRIMEN DE SUSQUEDA

Magentí pasó 10 meses en prisión "sin indicios suficientes", según la Audiencia de Gerona

La investigación sobre el doble crimen de Susqueda vuelve, prácticamente, al punto de partida. La Audiencia de Gerona considera que los indicios expuestos tanto por el juez que instruye la causa como por la Fiscalía frente a Jordi Magentí, hasta ahora la única persona investigada por la muerte de los jóvenes Marc Hernández y Paula Mas, "no parecen de la suficiente entidad en este momento procesal como para mantener su situación de prisión preventiva".

Es más, el Tribunal reprocha al juez de Santa Coloma de Farners que se ha ocupado del caso que no haya ordenado investigar a otras personas que también estuvieron el 24 de agosto de 2017 en la zona donde la pareja de 23 y 21 años fue asesinada, como 

y que haya dado validez a los informes de sonometría y localización de la unidad de Mossos d'Esquadra que se ocupó del caso desde el principio. Unos informes que, por otro lado, desmontan los magistrados de la Sección Cuarta de la Audiencia de Gerona. 

Los investigadores descartaron a las hasta 420 personas cuyos teléfonos se localizaron aquél día cerca del pantano de Susqueda. Concluyeron que la única persona que podía encontrarse en el mismo lugar y a la misma hora que los jóvenes y que no tenía una coartada era Jordi Magentí. Una versión que convenció al instructor, decretando la prisión provisional para él en marzo de 2018 y abriendo un procedimiento con Tribunal del Jurado meses más tarde.

Levantado el secreto de sumario en el crimen de Susqueda

Gente sin móvil ni GPS

Ahora, cuando el único investigado ha permanecido 10 meses en prisión preventiva, los magistrados de la Sección Cuarta de la Audiencia de Gerona reprochan a juez y fiscal que no investigaran también, por ejemplo, a las personas que pudieron acceder a la zona sin teléfono móvil ni GPS. 

De hecho, hacen referencia a situaciones y personas concretas a las que apuntaron testigos y que no se han investigado, como el ciudadano francés V.P.V., buscado por la Justicia de aquél país

De ahí que los magistrados se quejen así en su auto: "La Sala es consciente de la dificultad que implica la investigación sobre los posibles autores, pero ello no excluye la presencia de otras personas en la zona del pantano que no tuvieran móvil o no accedieran en vehículo, e incluso que no estuvieran instaladas allí con anterioridad".

Informes inválidos

La Unidad Central de Personas Desaparecidas de Sabadell, dependiente de los Mossos d'Esquadra, acotó todos los indicios contra Magentí en sus informes, llegando a la conclusión de era el único sospechoso del presunto asesinato.

Para ello, realizaron pruebas de sonido de disparos, pidiendo a testigos que dijeran de dónde consideraban que procedían, para determinar el lugar exacto donde ocurrieron los hechos. También analizaron la piedra encontrada en el interior de la mochila de Marc que habría servido para hundirle para determinar también dónde se cometió el crimen (comparándola con otras de la zona). Con dichas pruebas llegaron a la conclusión de que los jóvenes sólo pudieron morir en La Rierica, un lugar por el que únicamente pudieron coincidir con Magentí en la hora de la muerte.

Sin embargo, el Tribunal pone en duda la validez de dichas conclusiones por otras pruebas practicadas posteriormente: "Ninguno de los testigos con los que se hizo la prueba de sonometría (cuyo carácter técnico científico debe ser puesto en entredicho) se ponen de acuerdo no ya solo en el lugar de origen de los disparos (...) no llegando tampoco a coincidir en el sonido de revolver, escopeta o rifle, por lo que dicha prueba carece de fiabilidad". 

Los magistrados llegan a decir que dicha prueba "tenía por objeto únicamente validar de algún modo la tesis policial que situaba los disparos en la zona de La Rierica". 

Así, la investigación del caso da un vuelco. El arco de sospechosos se abre prácticamente a cientos de personas y los equipos policiales ya trabajan en nuevas vías de investigación. Fuentes de la defensa de Magentí consideran, incluso, que el caso debería volver a las diligencias previas. Momento procesal en el que se imputó a Magentí y en el que se debería imputar a otros sospechosos a los que dirijan los nuevos indicios.