La vicepresidenta y Portavoz del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, a su llegada a la rueda de prensa tras el pleno del Consell.

La vicepresidenta y Portavoz del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, a su llegada a la rueda de prensa tras el pleno del Consell. EFE / MANUEL BRUQUE

Comunidad Valenciana CASO OLTRA

Compromís aguantará a Mónica Oltra hasta que declare pero Ximo Puig la da ya por amortizada

La plataforma Sumar de Yolanda Díaz se remite a las explicaciones que dé al juez el día 6 y en Valencia crece la presión para que dé un paso al lado.

18 junio, 2022 02:49
Valencia

Compromís ha empezado a asumir el proceso de desgaste que sufrirá su principal referente político y los socialistas dan por amortizado el liderazgo de Mónica Oltra, que les ha permitido mantener hasta ahora una plaza tan valiosa como la de Valencia.

La imputación de la vicepresidenta valenciana y consellera de Igualdad, por no proteger a la menor tutelada de 14 años que denunció a su marido por abusos sexuales, ha puesto en juego la estabilidad del Gobierno valenciano y ha extendido una sensación de desolación entre la izquierda, a menos de un año de las elecciones regionales.

Lejos de tratar de calmar los ánimos, la rueda de prensa que dio este viernes Oltra, como portavoz del Consell, alimentó la desconfianza de sus socios y Ximo Puig da por liquidada a su vicepresidenta, según reconocieron a EL ESPAÑOL fuentes de su entorno. El único temor del líder socialista, afirman, es que el caso Oltra acabe perjudicando a todo el Gobierno autonómico.

Puig, en declaraciones a los medios a última hora de este viernes antes de participar en un acto del PSOE en Aielo de Malferit (Valencia), expresó que la imputación abre una situación "compleja" que necesita un "tiempo de reflexión". "Hay que reflexionar y tomar decisiones", manifestó.

Oltra no entró el viernes en el fondo de los hechos e insistió en que "no existe prueba directa" contra ella. Además, volvió a apuntar a "una cacería de la extrema derecha" y a que "hay un problema si en este país la verdad es increíble". "Esta gente no puede ganar, esta es una cuestión política de defensa democrática. Si me lo hacen a mí, se lo podrán hacer a cualquiera", dijo.

[Oltra no dimite tras ser imputada porque tiene que "defender la democracia" frente al "fascismo"]

Fecha límite

La vicepresidenta se ha atrincherado en el cargo y ha demostrado durante toda su trayectoria política una gran capacidad de resistencia. Subraya que se mantiene en las mismas condiciones y que ningún proceso judicial va a alterar "la verdad". Pero tras su imputación y posterior rueda de prensa, la repercusión del caso traspasa las fronteras valencianas.

Compromís acepta ese desgaste y aguantará sin fisuras a Oltra hasta su declaración, prevista el 6 de julio. A partir de ahí, la coalición, integrada por tres partidos diferentes equilibrados al milímetro para evitar roces, deberá tomar una decisión respecto a su liderazgo.

En la misma posición está Sumar, la plataforma impulsada por Yolanda Díaz y de la que Oltra era una de sus máximas representantes. El equipo de Díaz también se remite a las explicaciones que dará el día 6. Su primer acto oficial es el 8 de julio, dos días después, y la líder valenciana ha trasladado que saldrá del TSJ con el auto de archivo bajo el brazo. 

La realidad es que la instrucción se podría alargar durante meses porque, junto a Oltra, hay 13 personas más investigadas y es probable que de su declaración se acuerden nuevas diligencias. Además, el nuevo instructor del TSJ, el magistrado Antonio Ferrer, podría volver a citar a los funcionarios investigados.

Además de los presuntos delitos de prevaricación, abandono de menores y omisión del deber de perseguir delitos apuntados por la fiscal superior, Teresa Gisbert, el TSJ apunta en el auto que también podrían investigarse un presunto delito de malversación impropia en relación con el informe sobre la menor encargado al Instituto Espill.

Y considera que, aunque el Supremo anule la condena contra su exmarido, Oltra seguirá imputada porque en este caso se investiga la desprotección que sufrió la víctima como menor tutelada.

El informe por el que Oltra puede sumar una posible malversación, que restaba credibilidad a la niña en contra del criterio de los forenses, fue determinante para que Ramírez consiguiera anular el primer juicio que le condenó.

La Conselleria lo envío a la Audiencia de Valencia tras la celebración de la vista, el exmarido de Oltra denunció indefensión y reclamó que se le volviera a juzgar. No obstante, fue condenado otra vez a cinco años de prisión.

Ribó abre el debate

Ximo Puig había dado cierto margen de maniobra a Oltra para que valorara con serenidad su situación judicial y tomara una decisión. Pero el tiempo se ha acabado y en el PSOE temen que el desgaste, junto a unos resultados humillantes en Andalucía el domingo, permita que una alternativa de derechas acabe gobernando Valencia otra vez.

Ahora, todas las encuestas auguran un empate entre bloques y los socialistas acelerarán los contactos en los próximos días para que Compromís tome una decisión.

Solo el presidente tiene la facultad de destituirla. Pero la decisión implicaría que el Gobierno valenciano saltara por los aires y la convocatoria de elecciones anticipadas, una alternativa que está sobre la mesa pero como última opción. En el PSOE confían en que Oltra acabe renunciando a sus cargos, presionada por Compromís, y no arrastre a toda la izquierda a un escenario dudoso. 

La defensa de Compromís es cerrada, pero este viernes Joan Ribó, alcalde de Valencia y uno de los líderes con más influencia sobre Oltra, dijo que debe haber una reunión para "madurar" la decisión"Tiene una vertiente personal, porque eso evidentemente le afecta de una manera muy clara; y tiene una vertiente colectiva que hemos de decidir colectivamente también", respondió a los medios.

Según matizaron fuentes de Compromís, el encuentro se retrasará hasta el día 6 y, hasta entonces, aguantarán a la vicepresidenta. Este sábado, Compromís celebra un acto en Valencia, con Oltra y Joan Baldoví como principales reclamos, que servirá para manifestar públicamente el apoyo a su líder.