Carlos Mazón, en el centro, durante la rueda de prensa. EE

Carlos Mazón, en el centro, durante la rueda de prensa. EE

Comunidad Valenciana POLÍTICA

Revolución fiscal del PP en Valencia: quiere eliminar los tributos de Patrimonio, Sucesiones y Donaciones

Carlos Mazón, presidente del PPCV, asegura que si gobierna "el 80% de los ciudadanos tendrá la menor carga fiscal de España".

22 septiembre, 2021 11:28
Valencia

Noticias relacionadas

El presidente del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, Carlos Mazón, detalló este miércoles la "revolución fiscal" que quiere poner en marcha si gobierna en la autonomía. Subrayó que se trata de una rebaja de "todos los impuestos", y aseguró que tendrá como consecuencia que "el 80% de los valencianos tendrá la menor carga fiscal de España".

La Generalitat Valenciana dejaría de ingresar, en suma, 1.530 millones de euros, pero incrementaría un 1,5% el PIB autonómico, según sus cálculos, lo que supondría compensar esta merma con 1.600 millones extra en ingresos generados por una mayor actividad económica.

El dirigente, que compareció en Valencia junto a la secretaria general del partido en la región, María José Catalá y en compañía de su equipo económico, detalló que son cuatro los principales "tributos a reformar". Se trata del tramo autonómico del IRPF, el impuesto sobre el Patrimonio, el impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, así como el impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (AJD).

La principal novedad anunciada este miércoles por los populares fue la supresión del impuesto de patrimonio. La formación recordó que este tributo "fue eliminado en 2008 por Zapatero por injusto, aunque recuperado en 2011 por la crisis". Su propuesta es taxativa: eliminarlo. Con ello la autonomía dejaría de ingresar un total de 150 millones anuales.

Por lo que respecta al impuesto de Sucesiones y Donaciones, el PP subrayó que "prácticamente va a desaparecer" mediante la aplicación de bonificaciones. En concreto, las bonificaciones para las sucesiones a favor de hijos, cónyuges y padres serían elevadas al 99% y al 50% en el caso de hermanos. Las mismas serían aplicadas en el caso de las donaciones, que carecen de bonificaciones en la actualidad.

Ahorro inmobiliario

Mediante dichas bonificaciones en Sucesiones y Donaciones, la Generalitat Valenciana dejaría de ingresar 240 millones de euros, según subrayó la formación en la rueda de prensa concedida este miércoles.

Por lo que respecta al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, la reforma fiscal del PPCV contempla reducir el tipo actual del 10% del tributo en bienes inmuebles al 6% para inmuebles por valor inferior a 250.000 euros. A su vez, al 8% para los de hasta 600.000 euros y al 9% para los superiores a 600.000 euros. "Los bienes muebles pasarán de un tipo general del 6% actual a un 4% con la propuesta del PPCV", subrayaron.

"En el caso de la vivienda habitual, habrá un tipo superreducido del 3% para viviendas de hasta 150.000 euros para menores de 35 años y de hasta 180.000 para familias numerosas y personas con discapacidad", agregaron. Además, este tipo del 3% también se aplicaría en compra-venta de viviendas en municipios pequeños con riesgo de despoblación, según expuso Mazón. La previsión es reducir en 220 millones los ingresos por este impuesto.

El presidente del PPCV también anunció que en los actos jurídicos documentados (AJD) "se bajará el tipo general de 1,5% al 1% y el tipo de las hipotecas del 2% al 1%". Los ingresos por este tributo menguarían en 120 millones de euros.

IRPF "al mínimo legal"

Por lo que respecta al IRPF, avanzado el pasado viernes por Mazón, el objetivo del PP es convertir la Comunidad Valenciana en el lugar de España donde las rentas bajas paguen menos impuestos. Conseguirlo pasa por reducir el IRPF valenciano "al mínimo legal". Los ingresos por este tributo se reducirían en 800 millones.

Lograrlo supondría, por un lado, reducir el tramo autonómico del impuesto en un punto, del 10% al 9%. Por otro, elevar un 10% el mínimo de la base liquidable que no se somete a tributación, que pasaría de los actuales 5.550 euros a 6.105. En consecuencia, menos rentas bajas pagarían IRPF y, en caso de hacerlo, el mínimo sería del 9%.

El PP ilustró su propuesta con ejemplos. "Un joven de la Comunidad Valenciana que ingrese 14.251 euros anuales cotiza actualmente 52 euros, pero con nuestra reforma pasaría a no pagar impuestos", explicó. En la misma línea, indicó que "una persona con unos ingresos de 15.000 euros, con los impuestos de Ximo Puig paga 233 euros". "Con la rebaja del PP pagaría 159 euros, un 31% menos", comparó.

¿Y por qué este escenario convertiría a la valenciana en la autonomía con menor presión fiscal para las rentas bajas? Porque "ninguna otra comunidad combina ambas herramientas, llevar el porcentaje a lo más bajo y elevar al máximo el mínimo exento", indicaron. "Algunas han subido el mínimo exento al 6%, pero ninguna un 10% como queremos hacer nosotros", aseguraron.