Ana Barceló, 'consellera' de Sanidad; y Ximo Puig, presidente de la Comunidad Valenciana. EE

Ana Barceló, 'consellera' de Sanidad; y Ximo Puig, presidente de la Comunidad Valenciana. EE

Comunidad Valenciana CORONAVIRUS

La Comunidad Valenciana adelanta el toque de queda a las 22 horas y el cierre de la hostelería a las 17

Los representantes de Compromís en el Gobierno autonómico propusieron un confinamiento de 14 días que fue rechazado por los socialistas.

5 enero, 2021 13:50
Valencia

Noticias relacionadas

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, anunció este martes nuevas restricciones para combatir la expansión de la pandemia. Entrarán en vigor a partir del 7 de enero, justo tras las festividades navideñas, e incorporan novedades como el avance a las 22.00 horas del toque de queda y a las 17.00 horas para el cierre de la hostelería.

Todas las medidas, incluido el cierre perimetral de la autonomía vigente en estos momentos que impide entrar o salir de la Comunidad Valenciana salvo causa justificada, se prolongarán hasta el próximo 31 de enero. Así lo expuso el mandatario tras la reunión de la Mesa Interdepartamental para la Prevención y Actuación ante la Covid-19. 

Además, según precisó el dirigente socialista, la hostelería verá restringido su aforo al 50% y el máximo de personas por mesa a un total de 4. Se mantiene la prohibición de fumar en las terrazas.

Por lo que respecta al comercio, el aforo se reduce del 50% permitido hasta ahora al 30%, salvo para establecimientos esenciales como la alimentación, farmacia, ópticas, ortopedias y similares, que lo mantendrán en el 50%.

A su vez, queda restringida la asistencia tanto a funerales como a bodas y demás celebraciones a 15 personas para espacios abiertos y 10 para entornos cerrados. Por lo que respecta al ámbito privado, la restricción para las reuniones se mantiene en 6 personas, tal y como estaba impuesto hasta la fecha.

29 municipios cerrados

La autonomía anunció también el confinamiento de todos los municipios con una “incidencia crítica”, que son casi una treintena en la actualidad y entre los que no se encuentran las capitales de provincia.

Se trata, en consecuencia, del cierre perimetral, desde el 7 hasta el 21 de enero, de las localidades de Borriol, Atzeneta del Maestrat, Soneja y Jérica, en la provincia de Castellón; Alcoy, Castalla y Polop, en la provincia de Alicante; y Llíria, Massanassa, Ayora, Utiel, Sedaví, Alfafar, Benetússer, Sollana, Llocnou de la Corona, Guadassuar, Oliva, Daimús, Canals, Benigànim, Xàtiva, Moixent, Ontinyent, Cheste, Sinarcas, Anna, Quatretonda y Bonrepòs i Mirambell en la provincia de Valencia.

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, manifestó que toman las medidas anunciadas ante las conductas detectadas durante las últimas semanas. "No se han respetado las medidas pese a ser de las más duras en la Comunidad Valenciana, hasta el punto que hemos renunciado a la llegada de familiares de otras autonomías", lamentó.

Compromís quería más

Pese al incremento de las restricciones, estas fueron finalmente muy inferiores a las propuestas por parte de los representantes de Compromís en la Mesa Interdepartamental para la Prevención y Actuación ante la Covid-19.

Según precisan fuentes de la coalición, propusieron en bloque un confinamiento de la Comunidad Valenciana durante 14 días en los que tan solo se habría podido abandonar los hogares para estudiar o a trabajar.

El planteamiento de Compromís implicaba el cierre total de la hostelería y el comercio no esencial, algo a lo que se opusieron los socialistas. La decisión final, por contra, fue simplemente restringir el horario y los aforos de los establecimientos.