Corazón A LA VEZ QUE LE DECÍA: "A VER SI TE MUERES PRONTO, PUTA"

Rocío Carrasco cuenta la terrorífica amenaza que recibió de su hija

30 abril, 2021 06:55

Rocío Carrasco sigue contando el folletón de su vida amparada por Telecinco y toda su tropa, dejando en evidencia a su exmarido, Antonio David Flores, y a su hija Rocío.

La hija de Jurado ha hecho públicos los capítulos más duros que vivió con su hija,Rocío Flores. Al cumplir 12 años, la situación se volvió muy tensa entre ellas: "Mi hija me decía de todo, puta, zorra, me dan asco tus besos, no me toques... Yo la castigaba en el cuarto, y ella me decía 'Al cuarto se va tu puta madre que está enterrada´".

Rocío Carrascono ha podido contener las lágrimas al contar que "hay que vivirlo para entenderlo. No son las 24 horas del día así, tienen momentos buenos y yo intentaba aprovecharlos porque de mí nacía acariciarla, atusarle el pelo, quitarle una pelusa del ojo... muchas cosas del día a día. Pero cuando eso sucedía y ella veía que era capaz de mostrarme cariño, se ponía más agresiva todavía. Tenía que volver a casa de su padre con alguna información".

Rocío insiste en queAntonio David Floresejercía una gran influencia sobre su hija y la manipulaba: "Le dio un móvil a escondidas a la niña, yo lo encontré porque un día encuentro a mi hija en el despacho de mi casa y ella estaba haciendo fotos a documentos. Le pregunto y se pone nerviosa. El móvil no era para hablar con su hija, era para lo que era. Le dije que me lo devolviera y la mandé a la cama. Un día la regañé y me contestó 'A ver si te mueres pronto, hija de puta´".

Rocío dice que su hija tenía muy buena relación con Fidel: "Ella tenía un problema y se lo contaba a él, por eso yo a él no le contaba apenas nada, me ocultaba para llorar, me encerraba en una habitación cuando me daba un ataque de pánico, para que Fidel no me viera". Y ha recordado: "Una vez entré en su habitación porque estaba fumando, la regañé, ella me miró y apagó el cigarro en el colchón y me dijo 'La próxima vez lo hago contigo y quemo la casa contigo dentro´".

También ha contado que "cuando Ro cumplió los 15 años" su exmarido solicitó la custodia de la menor. "En el informe de la petición, la niña aseguraba que yo la llamaba cerda, que no le daba de comer, que le di un bofetón... Era todo falso, le daba la vuelta a las situaciones siguiendo el patrón del padre. Yo creía que me iban a quitar la custodia, porque era terrible lo que ella le contó al juez, pero no lo hizo. Cuando volvimos a casa, la niña me insultó, me provocó para que la pegara, me empujó. Y me dijo 'En septiembre ni un juez, ni tu padre o tu madre que están bajo tierra, me van a obligar a venir contigo´". Y añade: "Llegó a agredirme con un cuchillo".

Pero todavía ha contado algo más terrible, aunque siempre es su versión. En una ocasión, ha recordado, Rocío le dijo a su hija que cogiera unas ciruelas y ella reaccionó con violencia: "Me cruzó la cara de lado a lado, luego empezó a pegarme. Lo siguiente que recuerdo es a Fidel reanimándome, poniéndome un aparatito de pulsaciones, las tenía en 140. Me puso un Lorazepam debajo de la lengua, la niña se fue, se monta en el coche de Paco con un ataque de ansiedad, porque se asustó al verme caer a plomo. El chófer dice que de repente se transformó, sacó un móvil y dijo: 'Papá, ya está hecho´".