Cospedal, este martes en la Audiencia Nacional.

Cospedal, este martes en la Audiencia Nacional. Europa Press

Region Operación Kitchen

Cospedal reconoce cuatro reuniones con Villarejo pero se desvincula del espionaje a Bárcenas

La ex secretaria general del PP dice que conoció al comisario jubilado a través de su marido y que se reunieron tres veces en la sede del PP.

29 junio, 2021 13:10

La ex secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha reconocido ante el juez haberse reunido en 4 ocasiones con el comisario José Manuel Villarejo, pero se ha desvinculado por completo ante el magistrado Manuel García Castellón de la denominada operación Kitchen, de los seguimientos y de la trama de espionaje al entonces tesorero de su partido, Luis Bárcenas.

 Cospedal era citada a declarar en la mañana de este martes por el magistrado Manuel García-Castellón a la vista de las múltiples anotaciones que aparecen en las agendas del excomisario Villarejo, de las que se desprendería que en abril de 2012, en plena investigación del caso Gürtel, el PP habría "pedido ayuda para salvar al tesorero”.

Según fuentes presentes en el interrogatorio, Cospedal afirmó haberse reunido con el ahora jubilado comisario hasta en tres ocasiones en la sede del partido, en la calle Génova, y otra más en una cafetería de Madrid. En las tres primeras de esas reuniones, reflejan las mismas fuentes, la habría acompañado su marido, Ignacio López del Hierro, también imputado en la causa. Fue a través de él, ha explicado como llegó a conocer al mando policial.

Cospedal ha explicado a García-Castellón cómo en el año 2009 Villarejo quería, como muchos otros, conocerla por el cargo que ostentaba como secretaria general del PP. Su marido se lo presentó como un tipo con muchos contactos en los medios de comunicación, y ha asegurado que en aquel entonces tenía la sospecha de que espiaban al PP desde uno de los edificios próximos a la sede.  

Nada más comenzar su declaración en la Audiencia Nacional, la ex secretaria general de los populares advirtió que solo respondería al juez, a la Fiscalía y a las preguntas de su abogado, obviando las cuestiones que pudieran presentar las acusaciones particulares.

Una de las cosas que querían saber tanto García-Castellón como la Fiscalía era la explicación de la ex lideresa popular ante la siguiente anotación de Villarejo en sus libretas: "Cospe muy preocupada cinco pagos de 200". Ella ha asegurado en ambas preguntas que no sabía a qué podía estar refiriéndose el comisario.

No conocía al chófer

Cospedal, eso sí, ha remarcado su desconocimiento del presunto espionaje al extesorero. También dijo que solo se enteraba de lo que pasaba en la trama Gürtel a través de los letrados del PP. Que eran ellos quienes la informaban.

También ha asegurado no haber escuchado nunca hablar del inspector Manuel Morocho, el investigador de la UDEF que firmaba los informes sobre aquella trama y al que presuntamente se intentó apartar de esas pesquisas desde la cúpula de Interior.

Ha negado que en aquel entonces conociera quién era Sergio Ríos Esgueva, el chófer de los Bárcenas y topo infiltrado por la cúpula de Interior para intentar presuntamente sustraer esos documentos comprometedores a la familia del entonces tesorero. Ha asegurado también que nunca le realizó ningún encargo ni concertó ningún trabajo con el excomisario.

El 23 de abril de abril de 2012, destacó el juez instructor en la resolución por la que dio a Cospedal y a su marido, Ignacio López del Hierro, la condición de investigados, hay una anotación junto a las siglas IHL: 'Aviso ayuda a Barc'. Al día siguiente, también referido a ILH, Villarejo escribió "charla breve. MD [María Dolores de Cospedal] agradeció aviso de Barc".

Anotaciones en las libretas

Aunque Villarejo, Cospedal y su entorno se conocían desde hacía por lo menos 4 años, es a partir de julio de 2013 cuando, según las agendas del comisario, se detecta una cadena de anotaciones que permiten al juez inferir que Cospedal y López del Hierro habrían participado en el proceso de captación del chófer de los Bárcenas para la causa.

En las páginas de las semanas y meses siguientes, integrantes de ese círculo más próximo a la exministra desfilan por la agenda del comisario en distintos acercamientos a Sergio Ríos, el chófer. Las libretas, tanto antes como después de ese verano, referencian múltiples reuniones entre el comisario jubilado, Cospedal y su círculo más cercano. 

Los días 16 y 17 de julio de 2013, Villarejo plasma los intentos que se produjeron presuntamente para captar al chófer: "Pendiente conductor LB", "Andrés Gómez (policía y jefe de seguridad de Cospedal) ha recurrido a Sergio el conductor para contarle que se le han acercado", "Aviso contacto Sergio. Él se encarga de hablar con Andrés Gordo". También Francisco Martínez, entonces secretario de Estado de Seguridad (número 2 de Interior), se implica, y junto a su acrónimo Villarejo describe: "Forzando contacto con chófer LB".

Todos los personajes de la trama van desfilando por la agenda. El 19 de julio, el excomisario evidenciaría una vez más la cercanía entre Cospedal y Andrés Gómez Gordo. También el recelo que este le despierta en un primer momento: "Aunque COSP le ha dicho que se fíe de mí, como su jefe de seguridad le puede decir que está equivocada". Líneas más adelante el entonces comisario deja escrito: "Espera recibir instrucc. Para recoger discos y grabac. Y todo lo demás".

Meses más tarde , el 4 de septiembre de 2013, Villarejo vuelve a plasmar en su agenda un nuevo indicio que reflejaría la participación de Cospedal: "COSPE: Control de LB". Al día siguiente, una nueva referencia a "ANDI", su jefe de seguridad: "Muy contento por los datos que le di para la COSPE".

Es esta secuencia, la que describe cómo se logró involucrar en todo aquello al conductor de los Bárcenas, la que el magistrado quería que aclarase Cospedal, y este miércoles su marido, López del Hierro. Lo hace con el fin de determinar si es verdad que participaron en esa operación, si establecieron los contactos que Villarejo refiere en sus libretas y cuál fue su nivel de implicación en los hechos. Cosa que ella ha negado rotundamente ante el magistrado.