El campo AGRICULTURA

Piden que el Estatuto de la Mujer Rural garantice la presencia femenina en el mando de las cooperativas

28 agosto, 2018 16:38

Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha ha presentado una batería de propuestas a la elaboración del Estatuto de la Mujer Rural, en el que trabaja el Gobierno regional, y entre ellas reivindica una mayor presencia femenina en los puestos de mando de las sociedades cooperativas.

De igual modo, según ha informado Cooperativas en una nota de proponen favorecer el empoderamiento de las mujeres, su motivación y liderazgo para asumir nuevos roles más allá del familiar en el medio rural, así como facilitar el emprendimiento hacia nuevas actividades empresariales que favorezcan la diversificación y nuevas oportunidades para las personas que eligen el medio rural como medio de vida.

De la misma forma, Cooperativas Agro-alimentarias ha considerado esencial para el éxito de la futura Ley, la intensificación de los criterios de priorización de las ayudas públicas en base a la presencia de la mujer rural y a la implantación de medidas en materia de igualdad por parte de la empresas, todo ello junto a un impulso claro y coordinado con otras administraciones, así como la aplicación real y efectiva de la Ley de Titularidad Compartida.

Finalmente, la organización ha propuesto la creación de un "distintivo de excelencia empresarial en materia de igualdad" que reconozca a aquellas empresas agroalimentarias especialmente comprometidas con la igualdad efectiva y que hayan dado pasos reales en la participación activa de la mujer en todas las áreas de decisión de la misma.

Los datos del Observatorio Socioeconómico del Cooperativismo de la Fundación CooperActiva, demuestran que en 313 de los 919 municipios de Castilla-La Mancha la cooperativa agroalimentaria es la principal, si no la única industria agroalimentaria de la localidad, donde más del 24 por ciento de su base social son mujeres, aunque solamente el 7,6 por ciento de ellas acceden a puestos de toma de decisiones.

Por ello, consideran que la norma en la que trabaja el Gobierno regional "garantice el ejercicio efectivo de los derechos de las mujeres que trabajan específicamente en el sector agrario y ganadero, promoviendo su reconocimiento profesional, favoreciendo la conciliación e impulsando la corresponsabilidad, eliminando así los distintos tipos de discriminación que las mujeres sufren en el medio rural en general y en el sector agroalimentario en particular".