Fútbol

Modric, de la decepción de la final a por el Balón de Oro

Luka Modric se quedó a las puertas de ganar el Mundial con Croacia. No pudo la selección balcánica con Francia pero vuelve a casa como leyenda tras alcanzar la final. El '10', Balón de Oro de la cita, completó un gran torneo y, pese a no ganar, sigue siendo un fuerte candidato a ser proclamado mejor jugador del mundo y romper la hegemonía de Cristiano y Messi.

15 julio, 2018 21:18

Noticias relacionadas

Francia se proclamó campeona del mundo este domingo en el estadio Luzhniki de Moscú. Les bleus se impusieron a la gran sorpresa de la competición, Croacia, que mereció más en la final pero acabaría cayendo ante un gran Mbappé y la mala fortuna que les golpeó en los dos primeros goles en forma de autogol y un penalti dudoso.

MODRIC, LA CARA AMARGA DE LA FINAL PARA EL MADRIDISMO

Modric, la gran estrella de Croacia, acabó abatido. El centrocampista no pudo sobreponerse a la ruda Francia y tras el pitido final las tristeza se apoderó de su rostro. Sin embargo, tiene razones para estar más que satisfecho con su Mundial ya que ha hecho historia con su país alcanzando la final y superando a la mítica Croacia que llego a semifinales en 1998. Pero, más importante aún, Luka fue elegido como el Balón de Oro del Mundial.

Partido tras partido, el mundo del fútbol se ha rendido a Modric. Se ha ganado por méritos propios dicho galardón y han sido cientos de miles las felicitaciones que ha recibido pese a caer en la final. Capitán y líder de su equipo, el éxito de Croacia en este Mundial no se puede entender sin la figura del madridista que llegó a Rusia tras una gran temporada con su equipo.

Modric, de la decepción de la final a por el Balón de Oro

Modric, de la decepción de la final a por el Balón de Oro

PIDE SITIO PARA EL BALÓN DE ORO

Finalista del Mundial, hace poco más de un menos se proclamaba campeón de Europa con el Real Madrid por tercera vez consecutiva, cuarta en total. Un Madrid histórico y de leyenda que tiene en el croata a su eje y por quien pasa el fútbol. La magia que atesora en sus pies, unida a una temporada casi insuperable para él en lo personal y en lo colectivo le hacen un candidato muy fuerte para el Balón de Oro que entrega France Football al mejor jugador del mundo.

Modric es uno de los aspirantes a romper la hegemonía de Cristiano Ronaldo y Messi durante los últimos diez años. Para lograr el Balón de Oro, además del luso y el argentino, deberá competir con Griezmann o Mbappé, quienes tras ganar el Mundial también aspiran al galardón aunque a priori parecen estar un peldaño por debajo. Algo está claro: Modric ha agrandado su mito en Rusia.