Baloncesto

El primer selfie del Llull tras lograr el Madrid el pase a la Final Four 2018

El Real Madrid ha logrado dar la vuelta a la eliminatoria, después de caer en Atenas en el primer partido de la serie, y ya es flamante equipo de la Final Four de Belgrado. Como viene siendo tradición tanto en los partidos de la sección de fútbol como de la de baloncesto, las redes sociales han sido las primeras en ser testigo de la celebración del vestuario. Esta vez gracias a un selfie de Llull.

27 abril, 2018 23:50

Noticias relacionadas

Después de una temporada complicada, que comenzó de lo más cuesta arriba con la lesión de Llull durante un amistoso de preparación del Eurobasket entre España y Bélgica, el conjunto blanco ha ido superando todos los imprevistos que se le ha ido presentando en el camino y el premio a este trabajo a lo largo de todo el curso ha dado sus frutos este viernes 27 de abril, día en el que el Real Madrid de Pablo Laso ha conseguido el último billete que quedaba para la Final Four 2018.

El conjunto blanco ha logrado dar la vuelta a la serie ante Panathinaikos, después de la primera victoria del cuadro griego en su casa. El primer paso se dio en Atenas, pero sobre todo en el primer partido de la eliminatoria en Madrid, cuando Sergio Llull al fin volvía a la pintura. Precisamente ha sido el base el que ha colgado el primer selfie de la victoria en sus redes sociales. Un selfie que muestra que el triunfo de este grupo no es solo fruto de los jugadores. Chapeau.

El primer selfie del Llull tras lograr el Madrid el pase a la Final Four 2018

El primer selfie del Llull tras lograr el Madrid el pase a la Final Four 2018

"En un año muy difícil, volvemos a una Final Four. Gracias al trabajo de todos estos cracks. Pepe, el delegado. Ramón, el conseguidor y cuerpo técnico. ¡¡Gracias de corazón!!", destaca en su cuenta de Twitter el base de Mahón. Quien ha reaparecido después de ocho meses en el dique seco como si no hubiera pasado ni un solo día de baja. Conectando sus famosas 'mandarinas' desde el primer minuto y levantando a la afición blanca de sus asientos como solo el 'Increíble' Llull sabe hacer.