El Real Madrid llegaba en la tarde de este lunes 13 de agosto a la capital del país báltico para disputar este miércoles la Supercopa de Europa contra el Atlético de Madrid de Simeone. Los blancos pisaban por primera vez el estadio A. Le Coq, el cual recogerá el derbi, para efectuar el primer entrenamiento en Tallin antes de la cita con uno de sus eternos rivales.

Noticias relacionadas

Los blancos dieron inicio a la sesión con ejercicios de calentamiento. Acto seguido comenzaron con el trabajo físico, centros y remates. Finalizando la tanda de ejercicios con partidos en un campo de reducidas dimensiones y disparos a portería. Por su parte, los lesionados Vallejo y Odriozola continúan con sus respectivos procesos de recuperación. Al '19' se le pudo ver aplicándose en solitario sobre el césped.

Los Reyes de Europa completaron de esta manera su última sesión previa a la Supercopa, en la que el técnico, Julen Lopetegui, contó con 27 futbolistas de los 29 convocados. Aunque, antes de ello tanto el de Asteasu como Sergio Ramos y Marcelo comparecían ante los medios.

Marcelo y Bale entrenándose en Tallin

La ilusión por otra final

Tanto el central como el lateral izquierdo han atendido a los medios de comunicación que se encontraban presentes en el estadio donde se disputará la Supercopa. Ramos, por su parte, ha querido manifestar que estar a las puertas de una nueva final "es un privilegio", además de que "es una oportunidad para reivindicarse como campeón y el equipo quiere ganar este reto".

Marcelo seguía la misma línea que su compañero añadiendo que todo el equipo posee "mucha ilusión de poder jugar una final más". Proseguía con que "es un orgullo jugar con la camiseta del Madrid y jugar una nueva final defendiendo este escudo" y que están en Tallin "para jugar una final y poder ganar" de la mano de la afición merengue.

Julen, optimista

El entrenador madridista también ha estado en la rueda de prensa y ha alegado que "las sensaciones son positivas". El vasco afirmaba que han "tenido una buena pretemporada" y eso da confianza. No obstante, continuaba con que "como todas las finales queremos ganarla y para ello nos hemos preparado". Sabe que el contrincante les "va a llevar al límite" y van a poner toda la carne en el asador para hacerse con el marcador y, por supuesta, con otra copa para su palmarés.