Isco durante un entrenamiento con el Real Madrid

Isco durante un entrenamiento con el Real Madrid

Fútbol REAL MADRID

La esperada temporada de Isco en el Real Madrid

Isco tiene ante sí una temporada para consagrarse al más alto nivel. El Real Madrid le necesita y más tras la marcha de Cristiano Ronaldo. Ya el año pasado dio un paso al frente pero debe ser en esta campaña que está cerca de empezar en la que puede hacerse fijo en el principal ránking mundial. Y es que seguirá la misma línea que jugadores como Asensio o Bale, llamados a tomar el mando del equipo tras la baja indefinida del delantero luso.

Ha habido varios cambios en la capital y, tras una pretemporada en la que llegó más tarde y donde tampoco ha conseguido destacar como otros nombres, se centra en el momento de la verdad del 15 de agosto. Es otro de los 'fichajes' que espera la entidad merengue y hay confianza plena en todo su potencial.

A pesar de poder haber tenido algún altibajo, ha dejado claro en estas últimas temporadas que es un jugador fundamental en el Real Madrid. Levantando el interés de otros grandes equipos, su estancia en la capital se da por segura. 2018 se plantea como su año.

Isco celebra un gol con España

Isco celebra un gol con España Reuters

Clave con Lopetegui

La relación con el nuevo técnico del Real Madrid se deba a la Selección. Ambos han coincidido y se han entendido a la perfección. La llegada del vasco, de hecho, favoreció claramente a un Isco que en ocasiones pidió más importancia con Zidane. Lopetegui fue quien corrigió los errores de Del Bosque con el malagueño y su química favorecerá al Real Madrid.

Partidos como el España - Argentina quedaron en la retina de todos los aficionados. Fue una muestra perfecta de que el combinado nacional presentaba su candidatura al Mundial. Algo que Rubiales echaría al traste dos días antes. En aquel duelo, Isco se salió por completo y acabó ovacionado. 32 partidos y 11 goles anotados con Lopetegui en España y perdiéndose únicamente seis encuentros.

Isco Alarcón, pasando un balón frente a la Roma

Isco Alarcón, pasando un balón frente a la Roma

La nueva jerarquía del Madrid

El conjunto merengue ha cambiado varios aspectos en estos últimos meses. El primer viene provocado por la modificación en el banquillo. Con el adiós de Zidane y la llegada de Lopetegui el plan de trabajo es otro. Algo habitual cuando hay una nueva cara en el banquillo. Pero, por si fuera poco, la marcha de Cristiano Ronaldo ha revolucionado aún más el Real Madrid.

Si el estilo de juego iba a ser otro, sin el luso esa evolución se hacia más importante y necesaria. Se queda un hueco vació en el once fijo de Real Madrid y eso, al fin y al cabo, aumenta las opciones de titularidad del resto de jugadores que se mueven de medio campo hacia arriba.

La primera prueba oficial será ante la Supercopa de Europa. El Atlético de Madrid pasará lista ante el conjunto merengue y medirá el potencial y la adaptación de este nuevo equipo que está configurando Lopetegui.

Isco celebra con Asensio un gol en el Madrid

Isco celebra con Asensio un gol en el Madrid Reuters

Su gran temporada pasada

Isco tuvo sus altibajos en el último año de Zidane. Quería jugar más y así lo hizo público. El francés, como acostumbró durante toda su etapa en la entidad merengue, calmó la situación, huyó de cualquier polémica y llegó a un acuerdo con Isco. El malagueño ganó peso en el Madrid y, pese a que ya tenía importancia en el equipo, aumentó sus galones.

Casi 3.000 minutos totales en todo el año. Entró en la lista de jugadores con más presencia y dio un paso al frente en la competición querida por todos: la Champions League. El de Arroyo de la Miel solo se quedó en dos ocasiones sin jugar un partido de la competición europea. Uno fue ante el APOEL, donde no había nada en juego, y otro obligado por lesión ante el Bayern. Fue titular en la final y cerró un año con una nueva Champions en sus manos.