Irán y Portugal se veían las caras en la tercera y última jornada de la fase clasificatoria del Grupo B del Mundial de Rusia. Los portugueses, con el marcador a favor con 0-1, gozaron de una oportunidad de oro pero ampliar su ventaja y dejar sentenciado el encuentro.

Noticias relacionadas

A los ochos minutos del arranque de la segunda parte, Cristiano Ronaldo fue derribado por Ezatolahi, centrocampista iraní. Tras un momento de duda, el colegiado del partido tuvo que acudir a la ayuda del VAR para decretar si era penalti o no. Finalmente, acabó señalando la pena máxima a favor de los lusos.

Cristiano Ronaldo en el partido contra Marruecos. Foto: Instagram (@katiaaveirooficial)

Como es habitual, Cristiano Ronaldo fue el encargado de lanzar el penalti e intentar poner el 0-2 en el marcador, que ya hubiese supuesto el gol de la tranquilidad para su selección. Sin embargo, el portero de la selección de Irán, Beiranvand, evitó que el astro portugués sumase su quinto gol en este Mundial con un paradón en el lanzamiento desde los 11 metros.

Cristiano Ronaldo no suele desaprovechar ocasiones claras de gol, y es muy raro verle fallar penaltis. Pero hasta los mejores jugadores del mundo cometen errores, y hoy el portero iraní se ha encargado de que sea uno de esos días en los que la estrella del Real Madrid se sienta frustado y molesto consigo mismo. No obstante, nunca hay que dudar de un jugador de la talla de Cristiano Ronaldo, que puede resultar decisivo y marcar el gol de la victoria para su equipo.