El Real Madrid Castilla celebrando un gol

El Real Madrid Castilla celebrando un gol

Cantera

El árbitro impide que el Castilla gane al Amorebieta

El colegiado navarro Iosu Galech Apezteguia fue el protagonista del encuentro entre el Real Madrid Castilla y el Amorebieta inventándose un penalti de Valverde en el último minuto. Los de Solari estaban aguantando los envites finales del conjunto local, pero en el 89, el árbitro echó por tierra el esfuerzo de los blancos por los tres puntos y el partido acabó 2-2.

El Real Madrid Castilla salió al césped de Urritxe con el objetivo de volver a conseguir los tres puntos fuera de casa como ya hizo ante la Real Sociedad B. Tras perder por la mínima en el Di Stéfano ante el Real Unión, los de Solari sabían que necesitaban volver a ganar para no descolgarse de los puestos que dan acceso a los playoff de ascenso a Segunda División. Con eso en mente salieron los jugadores del primer filial blanco que, comandados por Febas, quien firmó una gran actuación, mostraron desde el primer minuto que se lo iban a poner complicado al conjunto local. Tanto fue así que, de no ser por el árbitro, que señaló en el minuto 89 un penalti inexistente de Valverde, el Castilla habría regresado a la capital con una victoria muy trabajada en la mochila.

El equipo dirigido por Solari comenzó dominando el encuentro y ya en los primeros minutos avisó con una gran ocasión de Achraf y un buen cabezazo de Hermoso que no encontraron portería. El marroquí fue un quebradero de cabeza para el Amorebieta por la banda derecha. Sin embargo, quien más cerca lo tuvo fue Sergio Díaz en el minuto 14 con una gran acción individual, pero el disparo acabó despejado por el portero en el mano a mano. Quien no falló después una acción similar fue Campuzano, que en el minuto 18 batió al guardameta de manera magistral tras un gran pase en profundidad de Enzo.

El Castilla no se conformó con el 0-1 y persiguió el segundo, salvando además las ocasiones de los locales con una más que notable actuación de Luca. La más clara del Amorebieta antes del descanso fue cuando, en el minuto 40 de partido, el saque de una falta terminó en un balón dividido en el área pequeña que consiguió despejar Tejero tras varios rechaces. Así era como llegaban las ocasiones del conjunto vasco, que tuvo un gran peligro a balón parado a lo largo de todo el partido. Con el gol de Campuzano, que se encuentra en un gran momento de forma, y con el equipo muy ordenado en defensa, el Castilla se marchó a los vestuarios con el marcador a su favor.

El árbitro impide que el Castilla gane al Amorebieta

El árbitro impide que el Castilla gane al Amorebieta

La segunda mitad comenzó de la mejor manera posible para el Castilla. Los blancos salieron en tromba a por la victoria y en el minuto 47 Febas puso tierra de por medio en el luminoso. El ilerdense aprovechó un pase en profundidad de Campuzano tras un despiste de la defensa rival. El tanto fue el broche de oro para una gran actuación del madridista, que fue un dolor de cabeza constante para el Amorebieta y de sus botas nacían la mayoría de las acciones ofensivas de los blancos. 

El fútbol y el marcador sonreían al Castilla. Sin embargo, en el minuto 62 Orbegozo se quedó solo ante Luca y con una buena definición recortó las distancias. El Amorebieta vio posibilidades de lograr salvar un punto y empezó a apretar. En el 64, una gran parada del portero merengue en un tiro a bocajarro salvó al Castilla del empate. Los de Solari supieron sufrir y aguantar el resultado. El partido iba encaminado a una victoria blanca muy merecida y trabajada pero, y no es la primera vez esta temporada, el colegiado fue quien decidió que acabara en tablas. A un minuto de cumplirse el tiempo reglamentario, el árbitro navarro Iosu Galech Apezteguia se inventó un penalti de Valverde que Javi Rodríguez no desaprovechó. 

El Castilla se fue de Amorebieta con un punto que sabe a poco y con la sensación de que no es que no haya ganado, sino que no le han dejado ganar. Igual que sucedió en San Sebastián de los Reyes el pasado mes de noviembre, cuando el colegiado no vio un claro penalti a Lin, ni tampoco un gol legal del conjunto blanco. En aquella ocasión se escaparon tres puntos, algo que el Castilla espera que no vuelva a suceder la próxima jornada, en la que recibe en el Di Stéfano al Gernika, del que solo le separa un punto en la clasificación del grupo II de la Segunda División B