Durante la madrugada del pasado viernes al sábado, la selección española se enfrentó a Estados Unidos sin poder hacerse con la victoria. El equipo de Sergio Scariolo cayó derrotado por nueve puntos (90-81), y Sergio Llull fue uno de los grandes nombres del encuentro. Al margen de su actuación, el jugador del Real Madrid lleva varios años postulando en la agenda de los Houston Rockets de la NBA, y hay quien quiso recordarlo durante el enfrentamiento.

Noticias relacionadas

Es el caso de Marc Stein, una de las voces más autorizadas de la prestigiosa competición estadounidense, quien escribió el siguiente mensaje en su cuenta de Twitter durante el partido: "Sergio Llull en fuego desde el banco de España y al instante te recuerda que él es el Bodiroga moderno. Los Rockets tienen sus derechos en la NBA y, sí, me han dicho que aún les encantaría ficharlo ... pero Llull quiere seguir jugando su pelota de club en su amado Madrid. Tengo que respetarlo".

Además, el propio jugador dejó claras sus intenciones en una entrevista el pasado 7 de agosto: "Es una decisión que tomé en su momento y lo de la NBA sigue ahí. Es una puerta que nunca puedes cerrar. Pero soy feliz en el Madrid y es donde quiero estar, ganando títulos para seguir disfrutando muchos años jugando a baloncesto. Agradezco el interés que tiene Houston todos los años y que respeten también mi decisión porque en ningún momento han puesto ningún tipo de presión. Siempre han tenido buenos modos, han aceptado mi decisión".

Sergio Llull, en el España - Lituania de preparación del Mundial de China. Foto: FEB

Un futuro de blanco

En el partido contra Estados Unidos, Llull cuajó una buena actuación y consiguió 11 puntos y 6 asistencias en los 22 minutos que estuvo sobre la pista. En lo que se refiere a su futuro, cabe aclarar que parece improbable que cambie de aires con rumbo a los Houston Rockets, y más aun cuando Harden y Westbrook se han postulado como las grandes estrellas del equipo en su posición.

[Más información: Estados Unidos devuelve a España a la realidad antes de empezar el Mundial de China]