Trucos

¿Problemas en la cámara? Aquí tienes unos cuantos consejos

¿Tu cámara no enfoca bien? ¿No funciona cuando le das a la aplicación? Si te pasan este tipo de cosas, tranquilo. Te damos unos consejos para solucionarlo.

25 junio, 2017 16:00

Hay veces que tenemos diversos problemas con algunos componentes de nuestros teléfonos, y uno de los que menos podemos prescindir a día de hoy es la cámara. ¿Te falla últimamente? No temas: El Androide Libre te ayudará.

Que tu móvil empiece a fallar, es algo que fastidia muchísimo. Por lo menos a mí, ya que no me he gastado X cientos de euros para que ahora mi teléfono empiece a hacer lo que quiera sin yo haber hecho nada. Hay componentes en nuestro Android que no provocan mucho drama si empiezan a dar problemas, como el NFC, o el Bluetooth. Pero en una época en la que las redes sociales cada vez invaden más nuestra vida y el multimedia es tan prominente, lo que no nos puede faltar es la cámara.

Muchas veces veo (y sufro) casos en los que la cámara… pues no funciona. O no conecta, o no enfoca, o los colores están distorsionados… Os sorprendería la cantidad de factores que pueden hacer que una cámara falle en determinado momento. Por supuesto no podemos olvidarnos de los fallos de hardware. Es decir, en argot: la cámara ha «petado.» Pero si afortunadamente no es el caso, te damos unos consejos muy útiles para «revivir» ese cuadradito trasero que hace tan buenas fotos.

¿Tienes una ROM personalizada?

No os imagináis la de personas que conozco que se podrían considerar usuarios «normales» de Android y poseen en su teléfono una ROM personalizada. ¿A qué se debe esto? A un teléfono desactualizado, con una capa de personalización nula y que o ellos mismos o un conocido les ha hecho el favor de revivirlo. No es común, pero se da muchas más veces de lo que parece. Y ya sabemos que las ROMs personalizadas y las cámaras, no se llevan demasiado bien. Me explico.

Uno de los problemas más clásicos que tenemos a la hora de probar una ROM personalizada son las compatibilidades con los drivers generalmente multimedia. Problemas con la cámara, con la reproducción de vídeo… Y aunque es algo que se suele explicar en los post donde se publican que normalmente una ROM en fase temprana puede dar problemas, hay gente a la que se le pasa y piensa que irá todo bien. Sobre todo en gamas altas.

Un consejo es, primero, determinar si realmente la ROM es necesaria. Al instalar una solemos perder ventajas o características que se hallan en la ROM stock, y aunque hay capas de personalización bastante perjudiciales para la vista del ser humano, puede que te compense más quedarte en la original. Sobre todo si sueles hacer uso de la cámara de forma intensiva. O si no, puedes esperar a una actualización del sistema que resuelva el error.

No tengo una ROM, ¿qué pasa?

Antes de seguir, hay que aclarar que estos consejos son unas alternativas en el caso de que el problema sea de software y no de hardware. De otro modo, si tienes un fallo en la cámara por esta vía, te sugiero que contactes con tu servicio técnico y lo repares lo antes posible.

Dicho esto, sigamos. Dependiendo del problema, la solución puede variar de muchas formas diferentes. Por ejemplo, hay veces que diversos fallos se dan de forma nativa en algunos dispositivos, como la pantalla roja en algunos Galaxy S8 o fallos de enfoque en marcas más desconocidas como Elephone o Ulephone. En todo caso, antes de nada debéis investigar si este fallo se da en más modelos y de ser así, esperar una solución por parte del fabricante.

Algunos fallos pueden venir de serie en algunos dispositivos

Y más que el modelo, puede basarse en un aspecto del mismo software del dispositivo. Un fallo del firmware, unos bugs que se den en tal versión de tal capa de personalización… No podemos olvidarnos de grandes dispositivos que salieron de la fábrica con más bugs que sistema, como el OnePlus One. 

En estos casos, tienes dos posibles opciones: probar instalando una ROM personalizada (irónico, ¿verdad?) para confirmar que se trata de un fallo de la ROM stock o del propio dispositivo, o esperar una actualización por parte del fabricante que solucione el problema. En este aspecto depende mucho la gravedad del problema que tengas.

Bueno, el problema no es muy gordo, no enfoca, tarda en procesar…

Para estos casos, afortunadamente suelen haber varias soluciones posibles. Una, es que la app de cámara sea la causa. Muchísimas capas chinas incorporan versiones desactualizadas o erróneas de apps de cámara de generaciones pasadas, y suelen ser un fiasco tanto a nivel de interfaz como de optimización. Esto suele darse en terminales asiáticos de bajo nivel o de teléfonos con un nulo sentido del rendimiento.

¿Cómo se arregla esto? Bueno, la primera medida sería cambiar la app de cámara por otra disponible en la Google Play Store. No sería la primera vez que veo un terminal con especificaciones fuera de nivel y que la cámara no funciona por una app de cámara parecida a la de Gingerbread y se arregla cambiándole dicha app. Si ves que sigue dando ese problema, pasemos a la siguiente opción.

Revisa las opciones de la aplicación de cámara. En gamas más bajas se dan casos de que la cámara está configurada por defecto en opciones estándar para cualquier usuario que a lo mejor para ti no son lo mejor. Explora bien las opciones y de paso intenta pensar qué pasos has dado, por si acaso has sido tú el causante jugueteando con el modo manual o los diversos modos que existen en algunas aplicaciones de cámara.

Si ninguna de estas opciones funciona, lo mejor será que lleves tu terminal al servicio técnico.

Bonus track: benditos descuidos

Perdonadme por la siguiente expresión, pero este punto a muchos os parecerá una chorrada. Y prometo firmemente que esto lo he visto, y resuelto un preocupantemente elevado número de veces. Porque no hay nada más divertido que el descuido llevado al extremo, y más de la mano de uno mismo.

Hace unas semanas, el amigo que tiene el HTC 10 que os comenté en otro artículo me habló por WhatsApp preocupado, alegando que su cámara provocaba una tonalidad roja en todas las fotos. No quería gastarse dinero en otro teléfono, puesto que ya os dije que le encantaba su HTC 10, y quedamos. Revisé la app de cámara, hice fotos con el móvil y en efecto, estaba ese extraño efecto rojizo que fastidiaba la foto. A la tercera, me eché a reir.

Acto seguido, pasé a retirar la funda roja que tenía el HTC 10, e hice una foto. Extrañamente, no tenía esa tonalidad roja que la misma funda le otorgaba a las instantáneas. Nos echamos unas risas, pero luego hablamos y se sorprendió bastante cuando le dije que no era la primera vez que veía un caso similar. A si que para no descartar ninguna opción, os recomiendo que si tenéis un brillo raro en las fotos, reviséis vuestras fundas. Pueden causar algunos males inesperados.

¿Tienes problemas con tu cámara?