Noticias y novedades

Análisis OPPO Band: cumple, pero no destaca lo suficiente

Hemos analizado la primera pulsera inteligente del fabricante OPPO, la OPPO Band Style, que destaca por su diseño pero no enamora.

8 abril, 2021 20:11

Hay pocas marcas de smartphones que estén peleando por estar en el pódium mundial como las más relevantes, las que más venden o las que más impacto tienen. Todas ellas compiten en el mercado de los teléfonos móviles, pero tienen un ecosistema, más o menos grande, que incluye sin excepción a los wearables, ya sean relojes o pulseras inteligentes.

OPPO no es una excepción y, si bien es cierto que no tiene un gran catálogo de estos productos, sí que tiene dos propuestas claras. Una es el OPPO Watch, un reloj inteligente que usa Wear OS. La otra es la OPPO Band, una propuesta mucho más económica.

Esta pulsera llegaba a España a finales del mes pasado y nosotros hemos podido probarla durante una semana.

Características OPPO Band

  • Pantalla:
    • Tamaño: 1,1 pulgadas.
    • Resolución: 126 x 294 píxeles.
    • Tecnología: AMOLED
  • Conectividad: Bluetooth 5.0.
  • Batería: 100 mAh.
  • Sensores: acelerómetro, sensor cardíaco, control nivel oxígeno en sangre…
  • Peso: 10,3 gramos.
  • Deportes:
    • Carrera al aire libre.
    • Carrera en interiores.
    • Ciclismo al aire libre.
    • Ciclismo en interiores.
    • Caminata al aire libre.
    • Carrera para perder grasa.
    • Bádminton.
    • Natación.
    • Críquet.
    • Máquina de remo.
    • Máquina elíptica.
    • Yoga.
  • Resistencia al agua: 50 ATM.

Un diseño ligeramente diferente

Uno de los aspectos en los que esta pulsera se aleja, un poco, del resto de modelos de otras marcas, es en el diseño.

La OPPO Band usa una correa de silicona que se ancla a una estructura muy ligera de metal, donde se encaja el núcleo tecnológico.

Esta decisión hace que la correa sea algo más elegante que la que viene por defecto en otras pulseras como la Xiaomi Mi Band. Hay correas alternativas, aunque son similares a las de silicona de otras pulseras, así que se agradece que la que viene en la casa sea mínimamente diferente.

Eso si, pagamos (literalmente) un precio por ello, y el coste se eleva lo suficiente como para mirar con mejores ojos la versión Sport.

Medición continua de pulsaciones y SO2

Una de las novedades de esta pulsera es que integra medición continuada de la saturación de oxígeno en sangre, por lo que no tenemos que medirla puntualmente si no queremos.

Es algo similar a lo que se hace con el pulso cardíaco, y es útil porque permite ver las variaciones a lo largo del tiempo. Esto es posible gracias a un sensor dedicado que se coloca en paralelo al de medición del ritmo cardíaco.

La configuración de la pulsera, desde la personalización a la consulta de datos recopilados, se hace con la aplicación Hey Tap Health, una app que cumple pero que tiene una estética algo anticuada.

Podemos cambiar la carátula deslizando de derecha a izquierda, simplemente, sin necesidad de pulsar nada más. Esto es curioso pero a veces hemos cambiado sin querer entre una que se veía especialmente bien y otra que no tanto.

Una cosa que nos ha gustado mucho es que cuando tenemos la pulsera conectada al móvil y empezamos a reproducir música, en la misma aparece la interfaz de control en primer plano, no teniendo que ir a buscarla a las opciones. Ojala esto se vea en otros wearables.

Una pantalla que cumple, aunque con un brillo mejorable

OPPO siempre ha usado paneles de alta calidad en sus productos y en la OPPO Band tenemos un panel OLED con una resolución buena, aunque la interfaz no siempre saque partido de ello.

Eso sí, el brillo por defecto es algo bajo y si bien podemos cambiarlo, al no contar con un sensor de luminosidad el usarla en exteriores a veces nos ha resultado algo incómodo.

Una batería muy decente

Según el fabricante la OPPO Band tiene una autonomia de 14 días. Nuestras pruebas arrojan algo menos, sobre los 10-12 días, pero aún así es una cifra bastante competente. Además, la carga es bastante rápida, pudiendo llenar la batería en menos de una hora.

La única pega aquí es que el cable de carga es muy corto y parece pensado para ser cargado en un ordenador en vez de en un enchufe USB.

La OPPO Band funciona bien, pero no destaca

El mayor problema de la OPPO Bando no es que no funcione bien, o sea cara. Es que no destaca sobre el resto de propuestas de otras firmas. Y eso, en un mercado tan competitivo como este, es algo peligroso.