Noticias y novedades

Sacar dinero del cajero con el móvil ya es posible en el Banco Santander

El banco más grande de España, el banco Santander, ha anunciado que ya es posible sacar dinero del cajero con el móvil sin usar tarjetas.

11 abril, 2017 09:01

El banco más grande de España, el Banco Santander, ha anunciado que ya es posible sacar dinero del cajero con el móvil sin usar tarjetas.

Los smartphones son dispositivos que se han caracterizado por ir añadiendo funciones de otros aparatos y haciendo que los mismos casi desaparecieran. Pasó con las cámaras compactas, con los GPS, con los despertadores, las agendas, las calculadoras y parece que la siguiente víctima será la tarjeta de crédito.

Pagar con el móvil ha pasado de ser una acción llamativa y novedosa a integrarse en nuestras vidas. Ya no es raro ir a un supermercado y usar el smartphone para pagar o ver cómo lo usa la persona que va delante nuestra en la cola.

Siendo así ¿por qué mantenemos aún las tarjetas de crédito físicas? Para sacar dinero en los cajeros, podrían decir algunos. Y llevarían razón, al menos hasta ahora ya que el mayor banco de España ha anunciado que ha actualizado sus cajeros para que permitan la retirada de efectivo usando el móvil.

El Banco Santander permite sacar dinero del cajero con el móvil

Si habéis ido a un cajero de esta entidad habréis visto que tienen una zona contactless para usar la tarjeta de pago sin contacto y realizar acciones. Pues bien, la empresa ha anunciado que desde el pasado día 6 de abril los usuarios del banco que tengan un iPhone podrán usarlo para sacar dinero en efectivo.

Además los que tengamos un dispositivo Android también podremos realizar la acción aunque tendremos que esperar hasta junio, cuando se vuelva a actualizar la red de cajeros.

Cuando realicemos esta acción se nos pedirá que nos identifiquemos con la huella dactilar, siendo más cómodo de usar que el PIN y ofreciendo a la vez más seguridad.

Por el momento tener la tarjeta física será necesario para muchas personas pero es cuestión de tiempo que se integren en nuestros dispositivos y dejemos de llevarlas encima. Al menos mientras tengamos batería en el móvil.