Seguridad

Cómo proteger nuestras cuentas de Internet en el día del Internet seguro

Hoy, en el día del Internet seguro, te enseñamos a proteger cuentas de Internet: qué pasos debes seguir para estar más protegido en la red de redes.

6 febrero, 2018 12:10

Hoy es el día del Internet seguro: una propuesta para que los usuarios naveguen más tranquilos por la red de redes. Muchas empresas se suben al tren y hacen campañas para concienciar a sus usuarios, incluyendo gigantes como Google.

Por lo que es el momento perfecto para repasar todo lo que debemos saber para proteger nuestras cuentas de Internet. Son consejos sencillos, pero que bien seguidos harán que los hackers lo tengan mucho más difícil para atacarnos.

Pon un PIN o la huella dactilar en tu teléfono

La seguridad de nuestras cuentas comienza en los dispositivos donde las usamos. ¿Y qué sentido tiene proteger nuestra cuenta si cualquiera puede coger nuestro teléfono y acceder igual? Por ello, y por la seguridad de nuestros datos, es casi obligatorio colocar un bloqueo en nuestro dispositivo.

Lo más común suele ser un PIN o un patrón de desbloqueo, pero cada vez más teléfonos tienen lector de huella dactilar, e incluso algunos ya tienen reconocimiento facial o de iris. Estos métodos son seguros por lo general, y a cambio nos libran de tener que introducir la contraseña cada vez que queramos usar el teléfono.

Protege con contraseña tus ordenadores

Y lo mismo ocurre con nuestros ordenadores. Comprueba de que no puede venir cualquieºra y usar todas nuestras cuentas guardadas: usa una contraseña o un PIN para bloquear el ordenador. Además, si te lo roban esto también servirá para protegerlo.

Usa contraseñas seguras y NO repetidas

Entrando en el terreno de las cuentas de Internet, la primera barrera de defensa es una contraseña. Es lo que separa a los ladrones del acceso a nuestra cuenta. Así que es vital que usemos una buena contraseña para evitar que lleguen a entrar en primer lugar.

Una buena contraseña debe cumplir lo siguiente:

  • La contraseña debe ser suficientemente compleja. Varios caracteres, con letras, números y símbolos.
  • Esta contraseña NO se debe reutilizar en otros servicios.
  • Esta contraseña NO debe ser antigua; es recomendable cambiarlas cada 3-6 meses.

Y, por supuesto, si la contraseña se filtra porque un servicio haya sido hackeado, o porque nos la hayan robado, debemos cambiarla inmediatamente por otra que cumpla las mismas condiciones.

Utiliza un (buen) gestor de contraseñas

Cumplir con todas estas condiciones es imposible si usamos la memoria para guardar las contraseñas. Esa es la principal causa por la que repetimos contraseñas, por la que usamos una contraseña para todo. Si tenemos 45 cuentas en Internet, no podemos acordarnos de 45 contraseñas complicadas y diferentes. Así que usamos la misma, o un grupo pequeño que se repite.

Un gestor de contraseñas se encarga de arreglar este problema. No sólo guarda y sincroniza las contraseñas entre nuestros dispositivos; también es capaz de generar contraseñas únicas y seguras para cada cuenta. Con un gestor es mucho más fácil conseguir que nuestras cuentas tengan una contraseña segura.

A continuación os dejamos una buena lista de gestores de contraseñas, sin orden concreto. Explora varias opciones y quédate con la que más te guste, o la que más se adapte a tus necesidades.

Activa la verificación en dos pasos

Pero las contraseñas no son infalibles. A veces nos las roban con estafas, a veces se filtran por culpa de un servicio. Por ello también es importante la verificación en dos pasos: un sistema que envía a nuestro móvil un código de un sólo uso cuando intentamos entrar. De esta forma se «asegura» de que somos nosotros y nadie más.

El problema es que la verificación en dos pasos no es obligatoria, y tampoco lo tienen todos los servicios. Es decisión de cada servicio implementar un servicio así o no. Por suerte, existen sitios como este que recopilan todas las webs que permiten usar verificación en dos pasos. Así que ya sabes, activa siempre que sea posible, comenzando por tu cuenta de Google.

Las aplicaciones con acceso son peligrosas

Otro factor de riesgo para nuestra cuenta son las aplicaciones y servicios «autorizados» a acceder a ella. Es muy común en las cuentas de Google o de Facebook: damos acceso a un servicio para autenticarnos a través de nuestra cuenta. El problema es que con esto le estamos dando ciertos permisos para acceder a nuestra cuenta.

Por ello es importante revisar de vez en cuando a qué hemos dado acceso. Esto afecta más a cuentas en redes sociales que a nuestra cuenta de Google. pero no está de más revisarlas todas. De esta forma no sólo evitaremos enviar spam, también que se filtre información sobre nosotros.

Echa un ojo a tus cuentas de vez en cuando

Por último, no está de más entrar en las cuentas de vez en cuando para comprobar que todo está bien. Aunque la mayoría de cuentas nos avisen con un correo cuando hay un acceso desconocido, muchas veces podemos comprobarlo dentro del propio servicio. Y señales como no poder acceder con nuestra contraseña son bastante evidentes, en cualquier caso.

Si ves un acceso no autorizado, o que no consigas recordar, lo mejor que puedes hacer es cambiar la contraseña. De esta forma volverás a estar a salvo si tu cuenta ha sido comprometida. De paso comprueba que está activada la verificación en dos pasos, en caso de que no lo esté.