Rafael Domenech, jefe de análisis macroeconómico de BBVA Research; Jorge Sicilia, director de BBVA Research; Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research y Esther Jiménez, responsable de comunicación de BBVA España.

Rafael Domenech, jefe de análisis macroeconómico de BBVA Research; Jorge Sicilia, director de BBVA Research; Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research y Esther Jiménez, responsable de comunicación de BBVA España.

Macroeconomía PRESUPUESTOS

BBVA cree que subir el SMI debe conllevar un aumento de productividad o habrá despidos

Noticias relacionadas

Vienen curvas en la economía española. Es la advertencia que lanza el servicio de estudios del BBVA, que observa una ralentización de la economía que hará crecer el PIB este año un 2,6% (tres décimas menos de lo previsto) y un 2,4% en 2019 (una décima menos).

Esa revisión a la baja del aumento del PIB se debe a cuatro factores esenciales: el estancamiento del consumo, la caída del turismo el pasado verano, el encarecimiento del crudo y la incertidumbre política a nivel global.

BBVA Research cree que es necesario dar un impulso al proceso de ajuste del déficit para hacer sostenibles las cuentas. Para ello, reclama “reducir la incertidumbre” sobre las medidas económicas que se van a aplicar durante los próximos años.

Según sus cálculos, el déficit público cerrará el 2019 en el 2,2% si no se introducen nuevos ajustes. Por ello, reclama “medidas de ajuste adicionales que vayan más allá de las que se incorporen para compensar aumentos de gasto”.

Subida del SMI

Una advertencia que lanza después de conocerse los Presupuestos Generales del Estado, donde se contempla aumentar el salario mínimo interprofesional hasta los 900 euros el año que viene. A juicio del servicio de estudios del BBVA este aumento afectará al 10% de los trabajadores.

Se trata de políticas que, según Rafael Domenech, el responsable de análisis macroeconómico, “hará que muchos empleados vean incrementada su remuneración”. Sin embargo, ha alertado de que “algunos estarán expuestos a la pérdida de empleo o a una ralentización del crecimiento en la oferta de puestos de trabajo”, sobre todo si no lleva aparejado un incremento de la productividad de los empleados.

Entre los trabajadores que se podrían ver perjudicados se encuentran las mujeres, jóvenes y extranjeros con contrato temporal o jornada a tiempo parcial y estudios primarios, que trabajen en pymes no exportadoras sin convenio colectivo y, fundamentalmente, dedicadas al sector servicios.

Para Domenech, el hecho de incrementar el SMI es algo positivo, pero no debe subirse un 23% de golpe, sino que debería hacerse “de forma gradual y su impacto en la economía”. De todos modos, recuerda que la economía española debería apostar por un “aumento de los salarios en función de la productividad”, para que se pueda fomentar un crecimiento verdaderamente inclusivo.

El BBVA Research no entra a valorar las cuentas públicas que hemos conocido esta semana, en donde hay un aumento del gasto cercano a los 5.000 millones de euros. Sin embargo, sí consideran que deberían “evaluarse las partidas presupuestarias y eliminar todas aquellas que sean ineficientes”.

Apuesta por impuestos indirectos

En las cuentas presentadas por Pedro Sánchez se prevé un aumento de ingresos cercano a los 5.600 millones de euros. Una cifra procedente de un aumento del IRPF a los tramos más altos; el incremento del tipo nominal en Sociedades a las grandes empresas, así como de la eliminación de distintas deducciones en este gravamen.

Aunque todavía no se ha hecho un análisis profundo de los presupuestos, aunque Doménech sí estima que sus números iniciales y los de Sánchez difieren en una décima en cuanto a estimaciones de ingresos. Es decir, le faltan entre 1.200 millones y 2.000 millones de euros respecto a lo que dice el Gobierno. Sin embargo, recuerda que "estas estimaciones dependen de cómo evolucione la economía española", por lo que sin hacer un estudio en profundidad es complejo dar una estimación más concreta. 

Para el BBVA la mejor manera de incrementar los ingresos es apostar por un aumento de la carga fiscal “mediante estrictos criterios de eficiencia, con mayor imposición indirecta, fomentando el ahorro y los flujos estables de financiación”.

En cualquier caso, las estimaciones del equipo que lidera Jorge Sicilia estiman que la inversión en bienes de equipo y en construcción se va a mantener más o menos estable. Esto hará que la actividad pueda mantenerse, por lo que se crearán en 2019 cerca de 920.000 puestos de trabajo lo que reducirá la tasa de desempleo hasta el 13,7%.