Imagen de una concentración de Glovo.

Imagen de una concentración de Glovo.

Empresas OBSERVATORIO DIGITAL

Los ‘riders’ de Glovo, en huelga en Barcelona: piden un contrato o mejorar sus condiciones

OBSERVATORIO DIGITAL.Los repartidores critican que no tienen flexibilidad horaria y se consideran falsos autónomos.

Noticias relacionadas

Este jueves, los riders de Glovo no se colgarán la mochila a la espalda en Barcelona. Los repartidores de esta plataforma digital de reparto a domicilio han convocado una huelga para reclamar que se mejor sus condiciones laborales o que se les ofrezca un contrato porque consideran que son “falsos autónomos”.

Los riders critican que no tienen una flexibilidad horaria real y que es la empresa quien les adjudica horarios. Por eso y por no poder subcontratar a personas para realizar su trabajo, los convocantes consideran que son falsos autónomos. La empresa por su parte justifica esta prohibición - la de que varias personas usen una misma cuenta - por temas de seguridad, tanto para el repartido como para el cliente.

Otro de los temas que más molesta a los riders es el sistema de puntos de la aplicación. Uno de los repartidores comenta a este periódico que pese a tener más de 1.000 puntos en la aplicación, Glovo no le deja trabajar más de 3 horas al día. “Si soy autónomo, debería poder elegir las horas que trabajo, ¿no?”, insiste.

Desde la compañía responden que “el sistema de puntos asegura que los repartidores, que escogen la hora en la que se conectan y colaboran con la plataforma, puedan realizar pedidos. Es un sistema que les garantiza los ingresos”.

Los repartidores se concentrarán en la Sagrada Familia, entre las calles Provenza y de la Marina a partir de las 12 del mediodía. 

Imagen de la convocatoria de la huelga.

Imagen de la convocatoria de la huelga.

Sentencia contra Deliveroo

Las reivindicaciones de los riders pasan por conseguir que se les reconozca como personal laboral o porque se les ofrezcan mejores condiciones: mayor flexibilidad horaria, capacidad de subcontratar o pagos extra si tienen que esperar mucho por un pedido.

Ambas partes -Glovo y repartidores- subrayan los rasgos de laboralidad o ajenidad que tienen estos trabajadores. Aunque con algunas diferencias entre ambas plataformas, un juzgado de Madrid consideró que más de 500 riders de Deliveroo eran falsos autónomos pues había más rasgos de laboralidad que de ajenidad.

La misma sentencia considera que estas formas de trabajo no son nuevas y las compara con fallos judiciales de los años 80 en casos relacionados con repartidores de prensa o transportistas.

Por su parte, la compañía señala que “los usuarios de la plataforma van a poder seguir realizando sus pedidos con total normalidad”. E insisten en que la patronal de las plataformas digitales ha pedido que se reconozca a los riders como TRADE digitales para dotarles de “mayor cobertura y protección”.