Àngels Barceló y Gemma Nierga.

Àngels Barceló y Gemma Nierga.

Empresas

Gemma Nierga: su vuelta a la Ser sigue sobre la mesa a semanas del debut de Àngels Barceló

La emisora de Prisa comienza una nueva etapa en 'Hoy por Hoy' ante una audiencia que todavía añora a la histórica comunicadora.

Noticias relacionadas

"La aventura continúa". Éstas fueron las últimas palabras de Gemma Nierga como presentadora de Cadena Ser el 14 de julio de 2017. Seis semanas antes, la histórica comunicadora de la emisora de Prisa había sido notificada de que no se le renovaría su contrato, poniendo fin a treinta años en antena en los programas más emblemáticos de la emisora: Hablar por Hablar, La Ventana y Hoy por Hoy.

Una aventura que, sin embargo, “podría continuar” en la propia Ser, si hacemos caso a uno de los proyectos que está sobre la mesa de los directivos de la emisora de Prisa. Dentro de la cadena, Nierga tiene un buen puñado de nostálgicos que añoran su vuelta y que estarán expectantes a la evolución de las audiencias de Àngels Barceló como presentadora en solitario de Hoy por Hoy desde septiembre

“Para nadie es un misterio que Gemma es de la casa y que a más de alguno le gustaría repescarla”, dice una fuente de la emisora, donde todavía mantiene muchos amigos. Es más, varias fuentes consultadas confirman a EL ESPAÑOL que Nierga es una opción “real” que se baraja a futuro, si es que la apuesta por Àngels Barceló no carbura en audiencias. 

Nierga abandonó la casa en medio de un clima enrarecido, damnificada en una disputa entre  Vicente Jiménez y Antonio Hernández-Rodicio, director de la Ser y Ser Cataluña respectivamente. Jiménez, desde hace unas semanas director de AS, quería acabar con la redacción de Cataluña de Hoy por Hoy y no dudó en sentenciar a la histórica presentadora de la emisora.

Toni Garrido nunca terminó de cuajar

En su lugar trajo a Toni Garrido, que nunca terminó de agradar en la planta noble y que jamás consiguió llenar el vacío dejado por Gemma Nierga. Dos años bastaron para que la Ser decidiese prescindir de él y en su lugar se puso en marcha una revolución en la que se hizo un cambio de cromos entre Pepa Bueno y Àngels Barceló. Las fuentes consultadas indican que sobre la mesa estuvo la vuelta de Gemma Nierga, pero que decidieron apostar por Barceló como respeto a su figura y a sus peticiones históricas de presentar la mañana. 

Pese a ello, Gemma Nierga sigue siendo una opción de un buen puñado de directivos como una solución para los problemas de audiencias de la Ser. Los números hablan por sí solos: Pepa Bueno perdió 407.000 oyentes desde el despido de Gemma Nierga hace dos años y Carlos Herrera nunca había estado tan cerca del liderato que históricamente ostenta la Ser. Por el contrario, en manos de Nierga, La Ventana vivió su etapa dorada y sus más altas cotas de audiencias.

Las fuentes consultadas indican que, además del interés de directivos, se han juntado todas las condiciones para que Nierga vuelva a la Ser. La primera es el cambio directivo. Gemma se marchó por una decisión de Vicente Jiménez que fue cesado de su cargo en febrero de 2017. Su sustituto fue el histórico Daniel Gavela, viejo conocido y con quien compartió la época dorada de la Ser. 

Gavela fue director y director general de las emisoras de Prisa desde 1994 hasta 2006, con responsabilidad directa en el área de contenidos. En este periodo, la emisora pasó de 2,8 millones a 5,7 millones de oyentes, el nivel más alto de la Ser en toda su historia. En ello, Gemma Nierga aportó su grano de arena dirigiendo La Ventana desde 1997 hasta 2012 y superando el millón de oyentes.

Dos años sin escuchar la Ser

A favor de Gemma Nierga también juegan los malos datos de Toni Garrido, su sustituto, la salida de Pepa Bueno de Hoy por Hoy, con quien nunca se llevó bien y; el giro catalanista que quiere dar la Ser a su programación, situando a Àngels Barceló como primera espada de las mañanas. De esta manera, Nierga no chocaría con Pepa Bueno y podría hacer un buen tándem con Barceló

¿Problemas? Básicamente la disposición de Gemma Nierga a volver. La presentadora todavía sigue muy dolida tras su marcha de Cadena Ser, donde se sintió profundamente denostada y minusvalorada. Se le comunicó su salida a finales de mayo y prefirió no salir de antena hasta el 14 de julio de 2017, cuando se despidió oficialmente de sus oyentes. 

En ese periodo ningún directivo explicó públicamente su salida. “Después de muchos años trabajando en esta empresa hoy dejo la cadena Ser. No por decisión mía, eso ya lo saben, sino por decisión de quienes dirigen la emisora que son quienes saben gestionar el medio y quienes entienden de radio", dijo en ese momento donde también confesó que llevaba diez días sin desayunar: "A ver si se me abre el estómago por fin", dijo la periodista.

En septiembre de ese mismo año hizo su primera aparición pública en el programa de Andreu Buenafuente en #0 de Movistar donde indicó con tristeza que no escuchaba la Ser, “no me apetece oírla”, dijo. “Es una nueva vida, sí, sí. Es una nueva vida que me ha llegado sin yo quererlo. Que me ha llegado de una manera que no esperaba pero que una vez ya estoy viviendo en ella la estoy disfrutando mucho. Me quedé sin trabajo después de muchos años en la radio”, dijo a Buenafuente.

¿Y cuáles son las opciones?

Y continuó explicando porqué ya no escuchaba la emisora. “No me apetece oírla, porque oiré la voz de todos mis compañeros a los que quiero tanto y me entrará mucha pena. En eso me he vuelto bastante superviviente emocionalmente. Me acerco a la gente que me anima, me acerco a la gente que me da buen rollo, me acerco a las cosas que me gustan. Pero a lo que no, no. Para qué me voy a poner una música que me hará llorar, o un sonido de un radio que es que es mi radio. Yo entré allí muy joven. De momento, no la escucho. Volveré a ella seguro”.

Finalmente, tras esa travesía en el desierto, el 13 de febrero de 2019 -un año y medio después- volvía a la Ser como invitada de Mara Torres en el programa El Faro.  Aunque reconoció que todavía no estaba preparada para volver a escuchar la Ser, muestra de que la herida aún no estaba cicatrizada del todo. “La radio está presente en mi vida. En mi casa se oye la radio, todo el día. Pero la Ser todavía no”, ha comentado la periodista. “El momento de escuchar la Ser ya llegará. De momento, estoy aquí que esto ya es un gran logro. El cruzar la puerta de esta radio, la que crucé tantas veces para venir a trabajar y sentirme bien, tan bien…”.

¿Y cuáles son las opciones? En el caso de que los directivos de Cadena Ser se animen a dar el paso y de que Nierga quiera volver, el destino más lógico y para el que se ha sondeado, es el de presentadora de las mañanas, en las dos modalidades. Para ser la única presentadora de Hoy por Hoy y para y para asumir la segunda parte de este programa, apoyando a una Barceló si es que su apuesta en solitario no logra frenar la caída de audiencias de las últimas dos temporadas

Pero hay una tercera opción que nadie descarta y es un desembarco en Hora 25, un programa en el que podría encajar perfectamente y en donde Pepa Bueno empezará su nueva andadura este mes de septiembre. Como ya contó este periódico, la ex presentadora de telediarios de TVE se mantiene en la emisora para contentar al ala susanista del PSOE, pero su continuidad sigue sujeta a la evolución de sus audiencias y de que remonte los 971.000 oyentes de Hora 25, que perdió 31.000 seguidores en el último EGM.