La nueva arquitectura de redes de Telefónica.

La nueva arquitectura de redes de Telefónica.

Empresas

Telefónica abre sus redes para depender menos de grandes fabricantes como Huawei

Aunque colosos como la china o Ericsson trabajan también en soluciones Open RAN, la estandarización protegerá a los operadores.

Noticias relacionadas

"Un festival de ingeniería para tener flexibilidad para bajar costes e innovar", así lo definió David del Val, responsable de I+D de Telefónica. Es una forma como otra cualquiera de referirse a una rueda de prensa sobre redes abiertas. Es difícil de digerir si no estás familiarizado con el mundo de las telecomunicaciones, pero crucial para el futuro de Telefónica y su relación con los proveedores.

El mundo de las redes tiene unos pocos líderes con soluciones de su propiedad que acumulan cuotas de mercado colosales, como Huawei, Ericsson y Nokia, lo que provoca que los operadoras sientan una enorme dependencia.

Estos fabricantes realizan una cantidad de innovación impresionante y quitarlos de su catálogo es, básicamente, imposible para los europeos. Para los estadounidenses, que siempre han desconfiado de Huawei, las cosas son un poco distintas.

El poder de Open RAN

El caso es que Telefónica aprovechó el Mobile World Congress para presentar el primer prototipo de red de acceso abierto y convergente que integra fijo y móvil. No es flor de un día, eso sí. Hablamos de un modelo que se conoce como Open RAN (red de acceso radio abierta, por sus siglas en inglés) y en el que operadores y fabricantes trabajan desde hace años.

Juan Carlos García, director de Tecnología y Arquitectura de Red de Telefónica, señaló que su proyecto Open Access dará a la compañía "la posibilidad de elegir sobre una mayor cantidad de desarrolladores de hardware y software basándose en un mismo modelo de equipamiento sin soluciones propietarias" y que estas arquitecturas abrirán "más posibilidades de suministro".

Fuentes próximas a Ericsson confirmaron a EL ESPAÑOL que están siempre abiertas a la competencia y que ellos participan y comparten algunos de los principios del Open RAN, si bien en otros casos no están tan entusiasmados.

"En algunas cosas podrán presentar competencia, sin duda, pero los grandes fabricantes invertimos tanto en I+D que es muy difícil que seamos reemplazados por empresas pequeñas", señalaron.

Huawei, a diferencia de Ericsson y Nokia, no participa en la alianza Open RAN y es el gran fabricante más averso a esta nueva arquitectura. Telefónica y Orange están entre los operadores que la apoyan  si bien Vodafone tampoco participa. 

La innovación es la clave

Desde Telefónica, aunque reconocen que se abrirán a más proveedores, tienen una idea muy clara de que esta nueva arquitectura servirá para añadir innovación y para dar cabida "a fabricantes más pequeños que pueden ofrecer soluciones especializadas para determinadas partes de la infraestructura".

La compañía empezó el año pasado a hacer peticiones de información a los fabricantes y a trabajar en el diseño de la arquitectura, pero en 2019 empezarán los concursos entre operadores para que el despliegue se realice a partir de 2020.