Antonio Coimbra, CEO de Vodafone España, en una imagen de archivo.

Antonio Coimbra, CEO de Vodafone España, en una imagen de archivo. Agencia EFE

Empresas TELECOMUNICACIONES

La oferta final del ERE de Vodafone se acercará a los 1.000 despidos

El objetivo de la empresa es certificar el expediente este viernes para ejecutar el 90% de las salidas entre marzo y abril.

Noticias relacionadas

El ERE de Vodafone llega a su recta final. Según ha podido confirmar EL ESPAÑOL con fuentes de las negociaciones, la empresa presentará este martes su oferta definitiva a los sindicatos con el objetivo de aprobar el Expediente este próximo viernes y comenzar a ejecutar el grueso de las salidas entre marzo y abril. Las prisas de la compañía tienen que ver con la necesidad de poner en marcha cuanto antes su plan de relanzamiento que está sujeto a la resolución de este ERE.

Vodafone ya ha transmitido a los sindicatos que el ERE se cerrará esta semana incluso sin la aprobación de la representación laboral, aunque espera que su última propuesta, que se conocerá el martes, sea lo suficientemente atractiva como para que la plantilla lo apruebe en las sucesivas asambleas que se producirán entre el miércoles y el jueves de esta semana.

El martes la empresa recibirá por la mañana las propuestas finales de los sindicatos para, posteriormente, presentar oficialmente su propuesta definitiva. ¿En qué consistirá? Las fuentes consultadas por este diario indican que se centrará en reducir el número de despedidos, aumentar el porcentaje de adscripción voluntaria y mejorar las condiciones para las prejubilaciones, que afectaría a unos 110 trabajadores.

Se reducirá en número de despidos

En su última propuesta presentada el 14 de febrero por la empresa -la segunda que mejoró las condiciones iniciales de 1.200 despidos y 32 días de indemnización- propuso 1.108 despidos e indemnizaciones de 50 días por año trabajado con un tope de 30 mensualidades y una voluntariedad máxima del 30% del total de despedidos. En el caso de las prejubilaciones están ofreciendo un 80% del salario neto.

En relación a la nueva propuesta que se presentará el martes, las fuentes consultadas por EL ESPAÑOL indican que la empresa rebajará el número de despidos hasta una cifra cercana a los mil despidos, esto supondría reducir en casi 200 las salidas anunciadas originalmente y se acerca al número de despedidos planteados por la empresa hace unos meses cuando comenzó a proyectar el ERE.

En los sindicatos valoran que se rebajen los despidos y en algunos sectores de la plantilla se considera que la oferta de 50 días de indemnización es bastante satisfactoria, aunque consideran que la piedra de tope para alcanzar un acuerdo sigue siendo la voluntariedad, es decir el número máximo de salidas voluntarias que podrá incluir el ERE.

Voluntariedad y prejubilaciones

Entre los representantes de los trabajadores creen que lo ideal es el 100%, por lo que -creen- la empresa debe acercarse lo máximo posible a esta cifra si quiere obtener la aprobación de la plantilla. En este sentido las fuentes consultadas indican que lógicamente se subirá el 30% propuesto, pero todavía no hay claridad respecto de la cifra que se ofrecerá finalmente.

El último punto en discordia son las prejubilaciones. La última propuesta indica que para los empleados con una edad de 55 años (o más) y con 10 años (o más) de antigüedad, se ofrecerá el 80% del salario fijo neto. Desde los 55 a los 57 años se mantendrán estas condiciones hasta los 62 años, desde los 58/59 años hasta los 63 años y de más de 60 años, hasta los 65 años. En los sindicatos consideran que hablamos de un colectivo de 110 personas, pero con las actuales condiciones solo se adscribirían menos de 80.

Respecto a los plazos, el objetivo de Vodafone es comenzar con su ejecución cuanto antes y que el grueso de las salidas acordadas -entre un 80% y un 90%- abandonen la compañía entre marzo y abril. Estas fechas podrían cumplirse sin dificultades ya que incluso si es que algún sindicato no aprueba las condiciones del ERE -o la plantilla lo rechaza- la actual ley laboral permite que se siga adelante el proceso aunque se denuncie o se impugne.