La ministra Nadia Calviño, durante una reunión del Ecofin

La ministra Nadia Calviño, durante una reunión del Ecofin UE

Empresas

La UE aprobará por fin rebajar el IVA a las publicaciones digitales

Bruselas

Punto y final a la discriminación tributaria que sufren las publicaciones electrónicas respecto a sus equivalentes en papel. Los ministros de Economía de la UE tienen previsto aprobar por fin en la reunión que celebran el próximo martes en Luxemburgo la norma que permitirá rebajar el IVA a libros y periódicos digitales, equiparándolo al que se aplica a las publicaciones impresas, según confirman a EL ESPAÑOL fuentes diplomáticas. República Checa ha levantado su veto. En el caso de España, eso supondría pasar del actual tipo normal del 21% al superrreducido 4%, es decir, una reducción de 17 puntos.

La reforma -una reivindicación histórica de los editores de publicaciones digitales- ha padecido una tramitación tortuosa de casi dos años. Presionada sobre todo por Francia, uno de los países más interesados en la rebaja, Bruselas presentó su propuesta original en diciembre de 2016. En aquel momento se auguraba un camino de rosas hasta su aprobación y entrada en vigor urgentes. Un simple trámite, porque todos los Estados miembros aseguraban en público compartir los objetivos de esta medida: salvaguardar la libertad de prensa y el pluralismo de medios.

Sin embargo, las discusiones en el Ecofin encallaron desde el principio. Varios países tomaron como rehén la rebaja del IVA a las publicaciones electrónicas para tratar de impulsar otros expedientes que en teoría no están relacionados. Durante el último año, ha sido República Checa la que ha bloqueado en solitario la reforma ante la exasperación de sus socios. Un veto que es posible porque las decisiones sobre impuestos exigen unanimidad de los 28 Estados miembros.

Acuerdo entre París y Praga

"Ahora ya hay unanimidad sobre las publicaciones electrónicas y debería aprobarse sin discusión en el próximo Ecofin", aseguran a este periódico las fuentes consultadas.

¿Qué ha cambiado para que República Checa retire su veto, que esgrimió por última vez en julio? El Gobierno de Praga condicionaba su visto bueno a que se le permita aplicar de forma generalizada la inversión del sujeto pasivo del IVA. Este sistema traslada la responsabilidad del pago del proveedor al cliente final. Chequia alega que esta reforma le resulta imprescindible para combatir el fraude fiscal. Pero Francia se oponía con el argumento de que supone una derogación al sistema general del IVA y tampoco es tan eficaz en la lucha contra la evasión del impuesto. 

Ahora, París y Praga han alcanzado un pacto para desbloquear ambos textos legales de forma simultánea. El único escollo que queda son las nuevas objeciones que ha planteado en el último minuto Rumanía: quiere beneficiarse también de la inversión del sujeto pasivo del IVA. ¿Provocarán las dudas de Bucarest que naufrague de nuevo la rebaja del IVA para las publicaciones digitales? Las fuentes consultadas lo descartan, pero la exigencia de unanimidad hace que la incógnita se mantenga hasta el último minuto.

¿Qué hará el Gobierno de Sánchez?

De acuerdo con las normas fiscales vigentes, los países de la UE pueden aplicar un IVA reducido, superreducido o incluso cero a las publicaciones en papel, como libros, periódicos y revistas. En cambio, las publicaciones digitales están sometidas al tipo general porque se les considera servicios electrónicos. De hecho, el Tribunal de Justicia de la UE ha condenado a países como Francia o Luxemburgo por intentar rebajar unilateralmente el impuesto.

La reforma permitirá ahora a los Estados miembros equiparar los tipos impositivos que gravan los periódicos digitales con los de las obras impresas. Pero la rebaja no será obligatoria: cada Gobierno podrá decidir si la aplica o no y mantener el control sobre su impacto presupuestario.

¿Qué hará el Gobierno de Pedro Sánchez? El anterior Ejecutivo de Mariano Rajoy se había comprometido a acabar con la discriminación fiscal de las publicaciones electrónicas desde el momento en que lo autorizara Bruselas. La actual ministra de Economía, Nadia Calviño, dijo en julio que tenía dudas sobre la propuesta, pero que la apoyaría en aras del compromiso. "De momento, somos prudentes y esperaremos a ver el resultado que saldrá de ese encuentro para hacer cualquier valoración", explican a EL ESPAÑOL desde el ministerio de Hacienda.