Miguel Ángel Gil y Enrique Cerezo junto a Wang Jianlin el día de la entrada de Wanda en el Atlético.

Miguel Ángel Gil y Enrique Cerezo junto a Wang Jianlin el día de la entrada de Wanda en el Atlético. Efe

Empresas

Qué hay detrás de las salidas de Wanda y HNA del Atlético de Madrid y NH

Las inversiones chinas se han visto frenadas en España debido al adiós del accionariado de Wanda en el Atlético y de la venta de HNA en NH. 

HNA dio el paso recientemente para poner punto y final a su participación en NH. Ahora, Wanda también ha seguido sus directrices y su paso por el Atlético de Madrid se queda tan sólo en darle nombre a su estadio. Los últimos movimientos del Banco Popular de China, el banco central del país asiático,  y las tortuosas relaciones con España, han provocado que muchas compañías del gigante económico congelen sus operaciones dentro de nuestras fronteras.

China ha sido la protagonista de una de las mayores revoluciones económicas de los últimos años con un crecimiento llegando casi al doble dígito. Los pilares en los que se ha apoyado han sido básicamente la mano de obra, las exportaciones y las inversiones.

Precisamente, la participación de empresas chinas en Europa ha sido una de las principales razones por las que el regulador del país haya decidido cambiar su estrategia. Ahora el el Banco Popular de China ha estimulado las inversiones dentro de sus fronteras.

“La economía se mantuvo estable en el año pasado y dio mejores resultados de lo que se esperaba, no solo en cuanto a la solidez del crecimiento sino también en cuanto al ajuste estructural y a la mejora de la calidad”, explicó recientemente Li Kiquiang, primer ministro chino. No obstante, también apeló a la existente preocupación de la economía china. "Con el aumento del volumen económico y una mayor integración a la economía mundial, la economía china ha experimentado nuevas características y cambios y la complejidad también ha crecido de forma marcada", argumentó el político.

Y la preocupación del Ejecutivo chino, por tanto, no es para menos. Sólo en 2016, casi 8.000 empresas chinas realizaron movimientos en 164 nacionalidades distintas, según el Ministerio de Comercio chino. Estas operaciones supusieron un montante de más de 200.000 millones de dólares (161.921 millones de euros), de acuerdo con un estudio reciente de la consultora Rhodium Group. Javier Santa Cruz, economista, explica que con las nuevas medidas “se producirá una congelación de inversión en Europa, pero seguirán realizándose. El experto señala que este hecho provocará que “se eleve la inversión nacional del país asiático”. En Europa, compañías de tradición como Volvo, Peugeot, EDP o Pirelli tienen participaciones de capital chino.

Otra de las principales razones por las que las empresas chinas empiezan a poner el cartel de 'Se vende' en sus participaciones accionariales es por la falta de liquidez en sus arcas. "Durante los últimos años, se ha desarrollado una forma peligrosa en la financiación de las compañías de este país. Las sociedades buscan financiación a través de estructuras con mucho riesgo, por lo que necesitan liquidez", indica Santa Cruz.

España no quiere saber nada de China

España y China no han tenido nunca buen ‘feeling’. Javier Santa Cruz recalca que “históricamente los inversores chinos han tenido que coger las maletas porque por una razón u otra no han podido hacer su trabajo”. Tras la marcha de Wanda del accionariado del Atlético de Madrid y la huída de HNA en el grupo hotelero NH, el experto recalca que las inversiones en nuestro país seguirán produciéndose, pero “se evaporarán los acuerdos firmados de expansión o algunas de las promesas de las que se hablaron en su momento”.

China tiene una importante suma de dinero repartida entre empresas y algunos clubes de fútbol en España. El Espanyol, que tanto juego le ha dado a Gerard Piqué a cerca de ello, está controlado por un holding chino. NH, Iberwind, Epitsa, Urbaser o Madrileña de Gas son algunas de las otras compañías que también tienen participación de empresas chinas.

Pero el amor es pasajero entre España y China. Las razones son múltiples. Javier Santa Cruz matiza que “la inversión es poca y conflictiva porque los inversores chinos se cansan de pedalear ellos solos y no tengan el apoyo suficiente, e incluso encuentren trabas con los diferentes gobiernos españoles”.

Sin ir más lejos, el grupo Wanda, quien ha vendido su participación del 17% en el Atlético de Madrid, tuvo en mente remodelar el edificio Plaza España, algo que no pudo realizar por las exigencias del gobierno local de la ciudad. Algo similar ocurrió con la ‘Operación Campamento’. Wang Jianlin, presidente de la compañía, desestimó levantar una especio de Eurovegas debido al alto precio del suelo, propiedad del Ministerio de Defensa, y la “poca predisposición del Ayuntamiento”.

HNA también ha dejado de interesarse por NH, compañía hotelera, y busca comprador de su 29% de participación. “HNA es la reina de trabas por parte de España”, sentencia Javier Santa Cruz. El grupo chino se ha ido de la cadena hotelera debido a sus desencuentros con los accionistas españoles puesto que el conglomerado asiático pidió una modificación en la composición del consejo de administración

Fosun, compañía inversora de China quiso que España fuese uno de los puntos neurálgicos en su expansión europea y mundial. Para ello adquirió el 20% de Osborne. El amor solo duró dos años. “Iba a ser la división estrella fuera de China, pero fracasó nuevamente”, recalca Santa Cruz. El argumento de la empresa asiática para abandonar fue “los altos precios que le suponía mantener el negocio en España”.

A pesar de las malas experiencias, se han producido nuevas adquisiciones por parte de capital chino en España. Este martes, Roures vendía el 53% a Hontai Capital por un total de 900 millones de euros. A su vez, la misma compañía, compraba el 4,3% de Atresmedia y se ha convertido en el tercer accionista del grupo audiovisual español. Quedará por ver si los inversores chinos y España se ponen de acuerdo en esta ocasión.