David Hernández Pumarega, creador y CEO de Pangea The Travel Store.

David Hernández Pumarega, creador y CEO de Pangea The Travel Store.

Empresas

Pangea llega a 2018 con dos objetivos: apertura en Barcelona y lograr beneficios

EL ESPAÑOL habla con su creador y CEO, David Hernández Pumarega, sobre los dos primeros años de vida de la agencia.

Llegó con la revolución como bandera y hoy, dos años después de abrir sus puertas, Pangea The Travel Store se jacta de haber marcado un antes y un después en el sector de las agencias de viajes. 

En octubre de 2015, David Hernández Pumarega, un barcelonés afincado en Madrid, sorprendía a los vecinos del madrileño Barrio de Salamanca con una agencia de viajes bien grande. La más grande del mundo. Los 1.500 metros cuadrados que en su día fueron el cine Cid Campeador sirvieron de escenario para cumplir una meta: no sólo quería vender viajes, sino cambiar el concepto de agencia tradicional. 

"Defendíamos que en el sector viajes había espacio para un nuevo jugador que trajera una propuesta de valor innovadora, disruptiva y diferencial y creo que se ha demostrado que es cierto", afirma a EL ESPAÑOL el fundador y consejero delegado de Pangea. Su creador, que cambió el sector bancario por poner en marcha un negocio en un mundo que le apasiona, se muestra satisfecho con la evolución lograda y habla con ilusión de los planes para el próximo año. 

El concepto omnicanal de Pangea (con tienda física y venta online) cautivó a más de 4.000 personas en su primer año de vida y las cifras apuntan a que el número se duplicará al cierre de 2017. Desde las propuestas típicas a viajes muy específicos y exclusivos, en Pangea se elige entre más de 1.000 viajes a casi 200 países. La marca de la casa la ponen sus asesores expertos, una persona que ha nacido o vivido en el destino “y que no lo vende con un catálogo, sino mostrando fotografías de los rincones que conoce y que uno puede visitar”, señala Hernández. 

Uno de sus logros es haber logrado captar al público joven. En general, "el perfil más tradicional de una agencia de viajes es alguien de entre 35 y 65 años que no es muy digital y que tiene dinero en el bolsillo para que alguien le ayude a gestionar su viaje", señala el CEO de Pangea. "Gracias a la propuesta que tenemos, no es raro encontrar en la tienda a gente de entre 20 y 35 años que busca desde su luna de miel a su escapada en grupo o el viaje de fin de universidad". 

En este tiempo ha habido errores, pero han servido para aprender y plantear el proyecto de Barcelona "con más ilusión y todas las lecciones aprendidas en Madrid", señala Hernández. 

Objetivo 2018: apertura de Barcelona

Desde que Pangea nació, su CEO ha mostrado abiertamente su vocación de crecer. Se habló de una segunda ubicación en Madrid, pero la tienda de Barcelona le ha adelantado por la derecha. Según Hernández, el segundo Pangea a nivel nacional estará abierto al público en el primer semestre de 2018.

La tienda en la Ciudad Condal, donde contarán con un equipo de entre 35 y 40 personas, se instalará también en un antiguo cine, el Club Coliseum, uno de los locales icónicos de la capital catalana; situado en la Rambla de Catalunya. El establecimiento, del Grupo Balañá, es aún más grande que la tienda de Madrid (1.750 metros cuadrados) y le costará entre 35.000 y 40.000 euros al mes. Para ponerla en marcha, la compañía ha previsto una inversión de 1,3 millones.

¿Y después? Quieren llegar a otras ciudades en España, pero también en el extranjero. No menciona puntos concretos, pero sí indica que espera que sea antes de dos años. “Estamos convencidos de que la tienda de Barcelona será un éxito porque es una propuesta de valor diferencial y atractiva y hemos aprendido mucho de Madrid. En función de lo bien que vayamos allí, pensaremos en la apertura en Valencia, Sevilla, Bilbao o donde sea, más rápido o lento”.

Hernández, sin embargo, mantiene los pies en el suelo y asegura que lo suyo es ir “partido a partido”. “Primero, que funcione bien la tienda de Madrid, luego la de Barcelona y, luego, nuestro objetivo es seguir creciendo a nivel nacional e internacional”, señala.

La rentabilidad llegará el próximo año

Las cifras están aún lejos de sus previsiones iniciales. A las pocas semanas de abrir la tienda en Madrid, el CEO de Pangea apuntaba a que la agencia lograría los 40 millones de euros en facturación para 2016 y entrar en beneficios durante el primer semestre. Los resultados no le han querido dar la razón, con unas ventas brutas de 8,3 millones y unas pérdidas de 3,08 millones, según las cuentas de 2016 depositadas en el Registro Mercantil a las que ha tenido acceso este periódico.

Eso sí, tras lograr un crecimiento mensual de un 20% en su primer año y “creciendo muy por encima de doble dígito mes a mes” en este 2017, Hernández tiene el empaque para lanzarse con la apertura de Barcelona y afirmar que llegarán a la rentabilidad el próximo año. 

“La tienda de Madrid ya es rentable, pero luego tenemos los costes estructurales. La idea es alcanzar el umbral de rentabilidad el próximo año”, sostiene. “Si no estuviéramos creciendo y el negocio no fuera rentable, no nos atreveríamos a dar el paso en Barcelona. Cuando hice el primer plan de negocios para lograr el capital (para la apertura) había muchas incertidumbres, pero ahora tenemos muy claro lo que somos capaces de vender con el equipo y la propuesta que tenemos”.

Para lograr este crecimiento, además del siempre efectivo boca-oreja, la agencia apostó al principio de su andadura por un mix de marketing equilibrado, con presencia en medios tradicionales y online. A partir de ahí, se han ido moviendo por los distintos canales para seguir captando nuevo público. En el último año se ha invertido casi 480.000 euros en publicidad.

Además, contando con un espacio como el de la tienda de Madrid, una de las mejores formas de sacarle provecho es utilizarlo para celebrar eventos. En el último ejercicio se celebraron más de 200 y en sus cuentas se tradujeron en alrededor de 57.000 euros por la realización y gestión.

Para poner en marcha Pangea, Hernández levantó 3,6 millones de sus principales inversores, entre los que están JB Capital Markets -fundada y presidida por Javier Botín, hermano la presidenta de Banco Santander, Ana Patricia Botín-, Inversiones Ibersuizas y, a título personal, David del Val, CEO de Telefónica I+D. Adicionalmente, sumó otro millón a través de un préstamo Emprendetur del Gobierno y completó con financiación bancaria.

Durante 2016, levantó entre sus accionistas 3,9 millones en dos ampliaciones de capital y en mayo de este año realizó una nueva ampliación de 2,5 millones. Tras los últimos movimientos, Hernández se mantiene como principal accionista, con un 32,9%, y la sociedad de Javier Botín, Inversiones Zulú, cuenta con un 13,9%. El resto de socios no tienen una participación superior al 10%, según la memoria.