El proyecto arrancó el pasado año.

El proyecto arrancó el pasado año. EE

Empresas Emprendedores

Un cofundador de Seedrocket logra 3,5 millones para su ‘app’ de seguros Coverfy

La startup, con sede en Barcelona, busca gestionar y optimizar las pólizas de sus usuarios. Logra el respaldo de Seaya, el fondo del Banco Sabadell y KFund.

Jesús Martínez

Es uno de los que pusieron la primera piedra de Seedrocket, una de las aceleradoras más destacadas del panorama español. Ahora, Vicente Arias levanta otro proyecto con sede en Barcelona: un corredor de seguros móvil. Con Coverfy, busca introducir tecnología en un sector muy tradicional gestionando y optimizando la cartera de pólizas de sus usuarios a través de una aplicación. Tras una primera inyección de capital, la compañía acaba de cerrar una ampliación de 3,5 millones de euros con la participación de KFund (8fit, Carto), Seaya Ventures (Cabify, Glovo) o el fondo de capital riesgo de Banco Sabadell.

Arias fundó la ‘startup’ de cupones Offerum junto a Jesús Monleón y Sacha Fuentes en 2009. Seis años después, la compañía se fusionó con Groupalia para posteriormente venderla a Ofertix. En ese año 2015, cuando salió de la compañía, se marchó a Estados Unidos durante tres meses. “Para ver realmente cuál sería mi siguiente proyecto”, explica. El click fue la contratación junto a su mujer embarazada de un seguro. “Vi que lo que habíamos pagado -146 euros- lo conseguía por mucho menos… era un sector que necesitaba tecnología a marchas forzadas”, apunta.

Se rodeó de conocidos: Manu Arianoff y Sacha Fuentes, responsables de marketing y tecnología de Offerum, respectivamente. Arrancaron con ahorros, pero en estos primeros pasos se granjeó el apoyo de conocidos ‘business angels’ de Barcelona como Marek Fodor, Jesús Monleón o Albert Armengol y el fondo español KFund. 750.000 euros para levantar los primeros pilares. Ahora llega una nueva inyección de 3,5 millones.

Un bróker online

Los primeros meses no fueron sencillos. Tuvieron que lograr el permiso y la licencia como corredor de seguros por parte de la Dirección General de Seguros, dependiente del Ministerio de Economía. Lo obtuvieron justo en junio de 2016, según recuerda el propio Arias. A partir de ahí construyeron un modelo de negocio basado en la recomendación y venta de productos de seguros a través de la ‘app’, por lo que reciben una comisión de las aseguradoras.

“Lo que ofrecemos es que puedan gestionar todos sus seguros en el móvil y con algoritmos puedan optimizar el precio por cobertura”, asegura. Están conectados, según su fundador, con más de una treintena de aseguradoras en España. Y su objetivo son pequeñas y medianas empresas (pymes) y particulares.

Algo más de un año de vida

La batalla no va a ser, en absoluto, sencilla para hacerse con un mercado potencial de unos 1.000 millones de euros al año en comisiones. En primer lugar, ambicionan un sector en el que, al menos hasta ahora, el uso de la tecnología es muy reducido. En segundo lugar, porque deben construir una confianza en la marca que les permita internarse en el sector de los corredores y aseguradoras.

“Las negociaciones con las aseguradoras han sido duras”, reconoce Arias. Los corredores tradicionales son reacios a la entrada de competidores que utilizan un canal como internet, hasta ahora poco explotado, y con una tecnología que reduce la necesidad de contar con una alta cifra de asesores en plantilla.

En este contexto, el equipo de la ‘startup’ española ha trabajado incluso con algún corredor para optimizar sus clientes. “Quiero ayudarlos gestionando sus clientes y mejorando sus pólizas y su rentabilidad”, apunta.

Apenas han arrancado y desde la empresa no ofrecen cifras de negocio (tampoco han presentado cuentas en el Registro Mercantil). La compañía sólo asegura que cuenta con 60.000 usuarios en su aplicación. Los 3,5 millones de euros recibidos ahora buscan apuntalar el producto y acelerar su promoción.