Javier Vega de Seoane, presidente del Círculo de Empresarios junto al resto de miembros que han realizado la propuesta de Un pacto para un crecimiento integrador.

Javier Vega de Seoane, presidente del Círculo de Empresarios junto al resto de miembros que han realizado la propuesta de "Un pacto para un crecimiento integrador".

Empresas

Una Ley de Emprendedores más ambiciosa hubiera generado un millón de empleos

Así lo cree el Círculo de Empresarios, quien reclama que es importante que se adopten nuevas reformas para evitar que la economía española se paralice. 

Si se hubieran llevado a cabo las principales reformas que eran necesarias para España, la economía podría haber dejado atrás el déficit; y entrar en una senda de superávit. En concreto, se situaría en el 1,24% del PIB; según datos del Pacto para un crecimiento integrador elaborado por el Círculo de Empresarios. 

Para ello, el think tank considera que debería haberse actuado sobre cuatro pilares: educación; empresas y economía sumergida. En concreto, esas actuaciones deberían haberse llevado a cabo mediante grandes Pactos de Estado que "hubieran dejado al margen los intangibles emocionales" que pueden desestabilizar la buena marcha económica. 

Las empresas del Círculo creen que una mejora del sistema educativo adaptada a las necesidades laborales, hubiera reducido el abandono escolar. Para elo, la apuesta por la Formación Profesional de grado medio hubiera supuesto tener un millón más de graduados en este campo. 

Más empresas

Con esta nueva distribución se hubiera reducido el desempleo en cerca de 88.000 personas. Pero, a su vez, hubiera hecho descender en más de 800.000 las personas que están en riesgo de exclusión social; dado que "un mejor nivel educativo, reduce la posibilidad de que estén en riesgo de pobreza", señala el documento. 

Sin duda, la principal reforma que consideran debía haberse abordado era la de impulsar el crecimiento del tejido empresarial. Según sus cuentas, si la Ley de Emprendimiento de 2013 hubiera copiado el modelo francés, se crearían una media de 150.000 empresas anuales. 

Esto significa que, en tan sólo cuatro años, se hubieran generado 400.000 nuevas empresas; lo que implica una creación de un millón de puestos de trabajo. De hecho, a su juicio, el panorama empresarial sería completamente opuesto. Dado que tendríamos 11.600 empresas medianas más; 2.534 grandes más y las exportadoras se hubieran incrementado en 5.127.

Con estas cuentas, se habrían conseguido los 20 millones de ocupados en 2017; un objetivo que el Gobierno se ha propuesto lograr al término de la actual legislatura. ¿Cómo? Gracias a 500.000 puestos que se hubieran generado gracias a la inercia de la economía; por lo que la tasa de paro estaría en el 11,6%. 

Reducción del paro

Todo esto hubiera conllevado también una reducción del gasto en desempleo de 6.000 millones de euros; y un aumento de recaudación de algo más de 22.155 millones de euros. 

Unas cifras que vendrían a demostrar para el Think Tank la importancia que tiene adoptar reformas por consenso, que sean ambiciosas y que permitan a los políticos "pensar en los problemas de los ciudadanos" y no en los "suyos particulares", sentenció el presidente del Círculo. 

Cambios esenciales que -a juicio del Círculo- deben abordarse para preparar la economía española de cara a 2030; un año en el que la disrupción tecnológica va a generar una nueva economía que hasta ahora no conocemos.