Pedro Sánchez, en el acto celebrado este domingo en Barakaldo.

Pedro Sánchez, en el acto celebrado este domingo en Barakaldo. PSOE

Economía ELECCIONES

Sánchez roba el discurso a Podemos: promete una renta básica y ayudas al alquiler a los jóvenes

El PSOE también garantizará la revalorización de las pensiones con el IPC y mantiene su promesa de aumentar el gasto pese a la desaceleración económica.

María Vega Arturo Criado

Noticias relacionadas

Pedro Sánchez quiere arrinconar el discurso social de Podemos. El candidato socialista a la presidencia del Gobierno ha retomado la idea de impulsar una renta básica en España para afianzar el voto de la izquierda el próximo 10 de noviembre.

El PSOE ha presentado este lunes su programa electoral bajo el lema Ahora, Gobierno, Ahora, España. 35 compromisos sociales. Ya en el eslogan escogido para el documento heredero de España Avanza, el partido socialista deja claro que ignorará el ciclo económico e impulsará medidas como el ingreso mínimo vital o la revalorización automática de las pensiones, aunque supongan un aumento del gasto público en tiempos de enfriamiento económico.

Durante la presentación del programa electoral el propio Pedro Sánchez ha anunciado que este mes de diciembre los pensionistas verán actualizadas las pensiones en función del IPC. 

Pedro Sánchez anuncia una subida actualización de las pensiones conforme al IPC real

La renta básica es el máximo exponente de este discurso. En el programa, se presenta como "un ingreso mínimo como base de la libertad y los derechos de todas las personas".

"Mejoraremos las prestaciones por hijo a cargo para los hogares en situación de pobreza y desarrollaremos un mecanismo de garantía de ingresos para hogares altamente vulnerables", reza el documento.

En los últimos días, uno de los referentes económicos del socialismo Jordi Sevilla, ha ido abriendo el camino a esta idea al proponer una renta básica universal ligada al IRPF. En un informe titulado Reforzar el bienestar social. Del ingreso mínimo a la renta básica, Sevilla afirmaba que España es el país de la UE donde más ha crecido la desigualdad desde la crisis y el tercero con más trabajadores pobres.

El hecho de que el presidente de REE abandere esa idea da pistas sobre otro de los mensajes que Sánchez quiere transmitir: el PSOE es garante de la seguridad jurídica.

Tanto es así, que en el apartado de vivienda, el más temido por los grandes tenedores de la pisos institucionales como fondos o bancos, habla de fomentar la vivienda pública con ellos de la mano.

El programa electoral del Partido Socialista habla de llevar el “derecho a la vivienda del plano a la realidad”. Para ello aboga por ayudas al alquiler para los jóvenes, que “recibirán en proporción a su renta”. Además, incide en la idea de crear un marco de vivienda en alquiler “estable, seguro y a precios asequibles”.

Para lograr su objetivo de que el “derecho a la vivienda pase del plano a la realidad”, tiende la mano a los grandes fondos de inversión para movilizar casas vacías. ¿El objetivo? Recuperar la función social de la vivienda.

Pensiones con el IPC

En el apartado de pensiones, el PSOE se compromete a proteger las pensiones cada año y para siempre sin explicar cómo.

"Pensiones justas significa blindar en la Constitución el sistema público de pensiones", afirma. En ese sentido, promete que actualizará las prestaciones con el IPC real y aumentará las pensiones mínimas y no contributivas.

Fiscalidad justa

Se aboga también por una “fiscalidad justa como base solidaria de una sociedad justa”. Por ello aboga por una mayor progresividad de los impuestos con el objetivo de que quién más tiene más debe pagar. Una fiscalidad que debe ir acorde con los objetivos medioambientales del país, de modo que contribuya a la transición ecológica de la economía. De este modo, continúa, se puede converger con el esfuerzo realizado en los países de nuestro entorno para reducir el déficit y reducir la deuda pública.

Esos esfuerzos para cuadrar las cuentas serán compatibles con el crecimiento económico para “garantizar la estabilidad financiera, la justicia intergeneracional y la sostenibilidad de la economía”. Aboga por una “evaluación del gasto y las políticas públicas” para reorientar los recursos a las políticas que deben ser prioritarias. Especialmente a aquellas partidas que tienen un mayor impacto social y económico en los presupuestos.

El PSOE también promete la creación de una Autoridad de Protección del Cliente Financiero (que ya está en marcha por parte del Gobierno). Se trata de un espacio en el que se podrán resolver los conflictos entre los ciudadanos y la banca, las aseguradoras y las entidades de inversión.

Prohibir terapias de reversión

Entre los 35 compromisos sociales del PSOE destaca, en el ámbito político, la Ley contra la discriminación de las personas LGBTI, incluyendo la prohibición a nivel nacional de las llamadas terapias de reversión.

Una normativa que contará con reforma de la Ley de identidad de género de defensa de las personas trans. Todo dentro de la búsqueda de la igualdad de trato y la diversidad.

Sánchez promete además, con el objetivo de cubrir las necesidades básicas, la prohibición del "corte de suministros básicos de agua, luz y gas cuando el impago se deba a pobreza, sobrevenida o a personas en situación de vulnerabilidad".

Otra de las promesas pasa por ofrecer a la educación pública con más recursos. En esta dirección, el PSOE se compromete a que la inversión educativa en España alcance el 5% del PIB en el año 2025.

El PSOE incluye también entre sus compromisos regular el derecho a la eutanasia o la incorporación de "la atención bucodental en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud".