Juan Antonio Saavedra. Foto: RFETO

Juan Antonio Saavedra. Foto: RFETO

Otros Deportes TIRO ADAPTADO

Juan Saavedra, tirador paralímpico: "Hay gente que lo practica para tener un arma y defenderse"

"Estoy en contra de que la gente disponga de ellas y las utilice como defensa personal", comenta el gallego a EL ESPAÑOL. 

Juan Antonio Saavedra se convirtió en el primer paralímpico español en sellar su billete a Tokio 2020 tras conquistar la medalla de oro el pasado mes de septiembre en la Copa del Mundo de tiro en Chateauroux (Francia). 

El deportista gallego disputará sus quintos Juegos Paralímpicos en Tokio. Su mejor resultado fue en los de Londres, en 2012, cuando logró la plata en R6 Carabina libre tendida mixto

A falta de que llegue la cita olímpica, su próximo gran objetivo será el Mundial en Australia en octubre, donde volverá a pelear por los metales. Y será ese debido a que la próxima semana no estará en la Copa del Mundo de Osijek (Croacia) a consecuencia de la falta de recursos económicos que existen dentro de la Real Federación Española de Tiro Olímpico

EL ESPAÑOL ha podido hablar con un Saavedra que desde los 15 años tiene que lidiar con una amputación en parte de un brazo: "Lo vi como algo casi normal, mi vida no cambió y me tuve que adaptar a ello". 

Pregunta: ¿Cómo entró el deporte en tu vida?

Respuesta: Desde muy pequeño siempre he hecho deporte. Con 17 años empecé a practicar tiro y fue como una casualidad que me encontré en mi vida. Poco a poco me fue enganchando hasta hoy. 

P: ¿Lo que eres hoy en día es gracias al tiro?

R: Sí. El tiro exige mentalmente como físicamente. Es un deporte de mucho estrés también, sobretodo en las finales. Al mínimo fallo te saca de la competiciones. Sabes y asumes que no puedes fallar con la tensión y presión que eso supone. Te ayuda aliviar con el estrés y presión del día a día.

Juan Antonio Saavedra. Foto: RFETO

Juan Antonio Saavedra. Foto: RFETO

P: ¿Cómo combates ese estrés y presión?

R: La clave está en no combatirlo. Hay que asumir que está ahi. Aprendes a competir en esas condiciones. Si te pones a combatir contra el estrés, generas más. Hay que dejarse llevar. 

P: A los 15 años te amputaron parte del brazo, ¿qué recuerdas? ¿te hizo más fuerte?

R: No lo sé. No creo que haya cambiado mucho mi vida. Lo vi como algo casi normal, porque te tienes que adaptar a las circunstancias. Si no te adaptas, es la peor de las soluciones. Intenté adaptarme lo mejor que pude ya que es lo que me tocó. Hice mi vida como venia haciéndola y no la cambió drásticamente. 

P: Si no te llega a pasar lo de la amputación, ¿tu vida sería distinta?

R: No tengo ni idea. La vida es una serie de circunstancias y decisiones que vas tomando. No es algo que me haya planteado nunca. 

R ¿Cómo afronta alguien una amputación siendo tan joven?

P: Me ayudó a superarlo el deporte, la educación deportiva que tenía y el normalizar todo. No me sentía diferente a nadie. Una vez te ves así no te queda otra que tirar para adelante.

P: ¿Qué es para ti el tiro?

R: Es un deporte muy completo. Necesitas mucha estabilidad mental. No es violento donde haya contacto físico con otros tiradores. Compites contra otros y contra tí mismo. El problema es que tenemos un estigma que es el tema de las armas. Lo que uno ve en las películas no es la realidad que se ve en el tiro olímpico. Yo compito con un arma y hay que tenerla respeto. No la veo desde el punto de vista de la caza o militar, ya que solo sirve para hacer deporte. 

P: ¿Cómo ves el tema de la tenencia de armas como defensa personal?

R: Estoy en contra. Tener una pistola en casa no me parece razonable, no entiendo la necesidad de hacerlo y no tiene sentido. El problema es que hay gente se introduce en el tiro deportivo con la intención de tener un arma en casa y poder usarla como defensa personal. Yo tengo licencia, pero solo la uso para el deporte. Hay gente que se acerca equivocadamente al tiro deportivo pensando que eso te da derecho a llevarla y se equivocan. 

Juan Antonio Saavedra. Foto: RFETO

Juan Antonio Saavedra. Foto: RFETO

P: ¿Fuiste el primer paralímpico español en clasificarse para Tokio, ¿qué recuerdas de ello?

R: Al final siempre te lo acabas esperando. Sabía que era difícil y una final complicada. Pero al final gané el oro y me dio pasaporte para los Juegos. Estuve muy concentrado y nunca di nada por ganado ni por perdido. 

P: ¿Qué objetivos tienes en Tokio?

R: Ganar el oro. Es una espinita clavada que tengo tras la plata en Londres y no ganar nada en Río. Hay que estar preparado para todo. Hay que luchar primero por meterme en la final y luego por el oro. 

P: ¿Eres mejor deportista ahora que hace unos años? 

R: Desde luego. Llegaré a Tokio con mucho más nivel que en los pasados Juegos. Tengo mucha más experiencia. 

P: ¿Pensabas cuando empezaste que ibas a llegar hasta donde estas ahora?

Confiaba en que lo podia conseguir y otra cosa distinta es que lo fuer a conseguir. Era mi deseo, pero pensar cuando estaba pensando en lograr todo lo que he conseguido eso es mas complicado de asumir. 

P: ¿Te dedicas solo al tiro?

R: No. Ojalá pudiese. Trabajo también en una consultoría. 

P: ¿Por qué no vas a la Copa del Mundo de Croacia la próxima semana?

R: Cuestión de presupuesto. En octubre tenemos Australia y es muy caro. Hemos renunciado ya a varias Copas del Mundo solo por el tema económico. La federación no tiene suficiente dinero para afrontar esos gastos y hay que elegir. La Federación tiene un determinado presupuesto y con eso hay que lidiar. Me encantaría ir a todos ya que al final se nota en el nivel de uno no ir. 

P: ¿Todo ello se mejorará con los años?

R: Ojalá se pudiera. Es cuestión de acercar el deporte a la gente y a los patrocinadores. En España hace falta una ley de mecenazgo con carácter de urgencia ya que las empresas tiene ciertos beneficios fiscales por apoyar una serie de programas, pero en ese sentido se quedan cortos. A día de hoy sabemos donde está el dinero y no está en los deportes minoritarios. Antes todo era mejor ya que hace diez años a los campeonatos podían ir 300 tiradores españoles y a día de hoy van la mitad y gracias.