Demba Ba, durante un partido con el Chelsea

Demba Ba, durante un partido con el Chelsea EFE

Fútbol FÚTBOL INTERNACIONAL

Seis partidos de sanción a un jugador de fútbol por insultos racistas

  • El jugador chino Zhang Li estará fuera de los terrenos de juego durante seis partidos por lanzar insultos racistas contra el senegalés Demba Ba. 
  • El suceso se produjo el pasado 4 de agosto en un partido de la Superliga entre el Changchun Yatai y el Shanghái Shenhua.

La Asociación China de Fútbol (CFA, por sus siglas en inglés) anunció hoy la sanción de seis partidos contra el jugador Zhang Li por lanzar insultos racistas contra el senegalés Demba Ba, ex de clubes como el Chelsea y el Newcastle.

El suceso se produjo el pasado 4 de agosto en un partido de la Superliga (la máxima competición futbolística del país) entre el Changchun Yatai y el Shanghái Shenhua, el equipo en el que juega Ba desde el pasado mes de junio.

Según informó la CFA en un comunicado, el jugador chino creó "caos" en el campo con sus insultos y "un mal impacto social" por lo que será sancionado "de inmediato" con los seis partidos de suspensión y una multa de 42.000 yuanes (6.128 dólares, 5.342 euros).

Según la prensa deportiva, Zhang se refirió a Ba con el apelativo de "tú, negro".

"La Superliga china tiene jugadores de diferentes colores de piel. Debemos respetar a nuestros oponentes y no debe haber discriminación", apuntó el técnico del Shanghái Shenhua, el chino Wu Jingui.

"En todo el mundo se ha hecho hincapié en que no debe haber un discurso insultante hacia los deportistas negros", insistió.

Uno de los exclubes del senegalés, el Besiktas turco, publicó un mensaje de apoyo a través de twitter: "No al racismo, no estás solo". En el comunicado, la CFA insistió en que el objetivo de la sanción es "purificar la atmósfera de juego".

China es un país donde el fútbol está poniendo sus cimientos, las autoridades deportivas quieren dejar claro que va a ser un deporte limpio y por eso imponen duras sanciones. Uno de los castigos más polémicos se impuso la temporada pasada cuando la CFA castigó al brasileño Óscar, del Shanghái SIPG, con ocho partidos sin jugar por desencadenar una trifulca multitudinaria.

Además, en días posteriores la polémica creció porque el entonces técnico del club, el entrenador portugués André Villas-Boas y el jugador brasileño Hulk, compañero de Oscar, fueron sancionados con dos partidos por protestar por el castigo.