Gerard Jofresa tras ganarse una plaza en el concurso de triples de la ACB.

Gerard Jofresa tras ganarse una plaza en el concurso de triples de la ACB. Facebook

ACB SUPERCOPA 2017

Los Jofresa, una saga inagotable: Gerard, triplista ACB a los 16

El hijo menor de Rafa será el participante popular del concurso de triples de la liga este sábado. EL ESPAÑOL habla con él para conocerle mejor.

Hay apellidos con duende en nuestro deporte. Quién le iba a decir al futbolista Miguel Ángel Nadal que su sobrino Rafael se convertiría en uno de los mejores tenistas de la historia. Otro tío ilustre es el de Manuel, que volvió a darle un título en el golf a la familia Ballesteros 10 años después del último de Seve. Más tiempo, dos décadas, tuvo que pasar para que Blanca Fernández Ochoa lograse un bronce olímpico en esquí (1992) después de que su hermano Paquito fuese campeón en Sapporo (1972). Sí, las familias exitosas en lo deportivo son multitud en España: los Márquez en motociclismo, los Entrerríos en balonmano, los Salinas en fútbol...

Eso sí, no hay disciplina más pródiga en sagas deportivas nacionales que el baloncesto: los Gasol, los Hernangómez, los Martín, los Reyes, los Llorente, los Fernández (Rudy y Marta), los San Epifanio… y los Jofresa, claro. Y dirán: ¿pero los hermanos Rafa y Tomás, ambos hijos de Josep María, no se retiraron en 2004 (el primero, el mayor, un mes antes que el segundo, el pequeño)? Sí, pero ya se sabe que los buenos genes son hereditarios. Y Gerard, el hijo pequeño de Rafa, también los tiene: a sus 16 años, participará en el concurso de triples de la ACB este sábado, en plena Supercopa (18:30, #0 de Movistar+).

“Sí, es una de mis primeras entrevistas, estoy muy contento”, confiesa el joven a EL ESPAÑOL. Es el único concursante no profesional del evento tras imponerse en un certamen organizado por Kia para encontrar al mejor triplista de España. “Podía ser una oportunidad para apuntarme y probar suerte a ver qué tal”. Dicho y hecho: sólo necesitaba demostrar sus habilidades en un vídeo, así que Gerard aprovechó el campus de su padre para enchufar un triple tras otro ante la cámara.

Tocaba afrontar todo un verano de entrenamientos de tiro. También con su club, el Mataró, los martes y jueves de cada semana, en una rutina mantenida también días antes de la gran cita. Tanta técnica individual y tantos carros repletos de balones esperando a ser encestados tenían que dar sus frutos. Y lo hicieron. “Colgué por Twitter el vídeo y estaba preocupado, muy ansioso por ir a Madrid a tirar. Nos mandaron un mail en el que estaba seleccionado entre los 100 finalistas. Me puse muy contento”. Primer escollo, pasar el corte, superado.

Una vez en la capital, Gerard sólo quería disfrutar. “Tampoco pensaba mucho en ganar. Iba a Madrid a ver qué pasaba, quién había, si conocía a alguien del baloncesto”. Pero logró mucho más: superar la primera ronda, lograr 19 puntos en la fase final y, por último, anotar 22 (de 30 posibles) para imponerse en el duelo por el título. El menor de los Jofresa fue el primer sorprendido con su triunfo, sobre todo tras enterarse de que “había participantes más mayores y también algunos de LEB Oro, EBA…”.

Entre tanta felicitación en casa, el colegio y su equipo, y por muy mentalizado que esté en no desentonar entre los grandes, todavía no se lo cree. Pero sí, concursará en el Gran Canaria Arena y tiene fichados a todos sus rivales, sin excepción: Marcus Eriksson (Gran Canaria), Ryan Kelly (Betis), Rafa Martínez (Valencia Basket), Lucio Redivo (Bilbao Basket), Sasu Salin (Unicaja), Patricia Cabrera (Star Center-Uni Ferrol, récord de triples en la Liga Femenina; duda de última hora por un cólico) y, por supuesto, Jaycee Carroll (Real Madrid).

A Gerard le apetece, en especial, medirse con el vencedor de las dos últimas ediciones del concurso. “Sigo a Carroll desde pequeñito. Me gustaba mucho cómo jugaba. También me gustaría mucho verle allí y poder concursar contra él”, reconoce. No le importa que se trate de “un concurso de la ACB, al que van los mejores tiradores de España e internacionales”: se ve con posibilidades de ganar, aunque “menos que en Madrid, con más complicaciones”.

¿Y en qué se parece Gerard a Rafa y a Tomás? “Quizá en el tiro”, pero poco más. Eso sí, para él es imposible concebir el baloncesto sin ellos. “Siempre miro a ver cómo hacían un cambio, la manera de pensar en una jugada... Para poder hacerlo yo en la pista y que me salga bien. Me ayuda mucho, tanto en partidos como en entrenos”, cuenta sobre el aprendizaje a través de los vídeos de la etapa como jugadores de su padre y de su tío.

Cuestionado sobre el mejor consejo que le han dado ambos, Gerard no puede ser más rotundo: “En la pista no hay amigos, sólo eres tú. Y tienes que jugar por ti”. Sabe que debe labrarse su propio porvenir en el deporte de la canasta, por mucho que venga de la familia de la que lo hace. El apoyo de su hermano David, que llegó a debutar en ACB y ahora milita en el Martorell (filial en EBA del Manresa), también es muy importante. Pero el benjamín insiste: “No me gusta mucho eso de 'Este es hijo de…, entonces mete más'. Mete porque mete y ya está”.

De hecho, a pesar de empezar a jugar a los tres años en la escuela del Joventut de Badalona, a Gerard le costó enamorarse de la pelota naranja. “Los amigos del cole jugaban a fútbol. Me decían 'Vente a jugar', y no. Cuando era muy pequeñito, el baloncesto no me gustaba mucho, no me apasionaba, pero luego me dio por jugar y vi que era mi deporte”.

Gerard y Rafa Jofresa este viernes en los entrenamientos previos al concurso.

Gerard y Rafa Jofresa este viernes en los entrenamientos previos al concurso. Twitter

Gerard se define como “anotador” que necesita mejorar “muchísimas cosas” (por ejemplo, “defensa” y “bote”) y que siempre ha jugado de escolta, aunque cree que su posición natural es la de base. Como su padre. Como su tío. Incluso como su hermano. ¿Quiénes son sus otros modelos a seguir en el baloncesto? Kyle Korver (“Un referente para mí a nivel mundial”) y Alberto Corbacho (“Me alucina la manera de anotar que tiene, es muy bueno”).

La gran pregunta, por supuesto, es si este concurso de triples será una mera anécdota. Si Gerard Jofresa logrará ganarse la vida con su deporte. Al menos, él lo tiene en mente. Sueña con ganar ligas y Euroligas. Tampoco le importaría superar a su padre como jugador con más partidos disputados en la historia de la ACB. Aun así, sabe echar el freno y tener los pies en el suelo: “Me gustaría ser profesional, pero si no se puede no se puede”. Así que, preguntado por lo que vendrá después de los focos que apuntarán hacia él en Las Palmas, el chaval no duda ni un instante: “Mi vida normal”.