Hasta 16 grupos conformaban el día inaugural del Mad Cool, esa jornada que el festival se había sacado de la 'manga' y había decidido llamarlo Welcome Party(Fiesta de bienvenida). 40.000 personas se acercaron a disfrutar el evento musical madrileño más grande de los últimos años.

Noticias relacionadas

El festejo empezaba primera hora de la tarde con los conciertos de The Amazons y The Gulp. Sin embargo, había un plato principal que nadie se quería perder, el de la artista del momento, el fenómeno Rosalía. Sus incansables fans pasaron horas apoyados en la valla para asegurarse la primera fila y no perderse un solo detalle de la performance de su ídola. Y ella respondió. La artista catalana, sin retrasarse siquiera un minuto, abrazaba al público bajo el cielo dorado de Madrid. “Me da miedo cuando sales / Sonriendo pa’ la calle / Porque todos pueden ver / Los hoyuelitos que te salen”, eran los primeros versos que salían de su boca.

La cantante encandiló a las gentes con temas como Barefoot in the parkBagdad, que mantuvo un silencio generalizado en el que únicamente se escuchaba la voz de la artista. Acompañada de un coro y de bailarinas que bordaron la coreografía, tampoco faltaron los bailes y el 'canturreo' del público con Con altura y su última canción -en catalán y 'a capella'- Milionària.

Tal y como hizo en recientes conciertos, se atrevió una vez más con su versión de Las Grecas Te estoy amando locamente. Para cerrar, como era de esperar, sonó Malamente, que finalizó un espectacular concierto.

"¡Madrid, me hace muchísima, muchísima, muchísima ilusión estar aquí!", exclamaba entre canción y canción con esa sonrisa imborrable de su rostro y la estética que tanto le caracteriza.

Rosalía durante su actuación en el Mad Cool. EFE

Con ella terminaba sin duda el clímax del día pero el Mad Cool seguiría su curso hasta bien entrada la madrugada. Inmediatamente después de Rosalía tenía lugar la actuación de Lykke Li, que hizo saltar al público con su I Follow Rivers y hacía olvidar momentáneamente a la cantante flamenca.

El público volvería a quedarse prendido, esta vez con una banda británica de metalcore, con Bring Me The Horizon, quienes cerraron el festival por todo lo alto. Temas como Throne Happy Song llevaron a que la gente se desmelenara y se vieran los primeros pogos del festival.

Lejos quedaba cualquier tipo de fantasma de las pasadas ediciones, donde el caos ocurrido con las entradas de 2018 se sumaban al trágico fallecimiento del acróbata Pedro Aunión en 2017. El inicio de esta edición ha concurrido de forma ordenada y sin ningún tipo de altercado, donde ha predominado el buen ambiente y las altas temperaturas.

Mad Cool regresa este jueves, con las máquinas ya a pleno rendimiento, para ofrecer en tres jornadas más de 30 horas de música y cabezas de cartel como The Cure, The Smashing Pumpkins, The National, Bon Iver, Lauryn Hill y Noel Gallagher, entre otros.