No ha podido ser. Almodóvar y Banderas no han logrado dar la vuelta a las encuestas y han visto como los Oscar a los que aspiraban se han ido a otras manos. El director español ha perdido frente a la gran favorita Parásitos, la película coreana de Bong Joon-Ho, uno de los fenómenos del año que ha arrasado en taquilla en todo el mundo y que optaba a las categorías reinas.

Noticias relacionadas

Era la tercera vez que Almodóvar optaba al premio a la Mejor película internacional, un premio que consiguió en el año 2000 con Todo sobre mi madre, y un trofeo que España no consigue desde 2005, cuando Alejandro Amenábar lo ganó con Mar Adentro. Una pena que la maravillosa Dolor y Gloria haya coincidido en el tiempo con Parásitos, porque si no hubiera conseguido un nuevo Oscar para su vitrina.

Por su parte, Antonio Banderas ha visto como el gran favorito, Joaquin Phoenix, se ha llevado el premio al Mejor actor por Joker, un premio que se daba por hecho desde que en septiembre se presentara la película en el Festival de Venecia, donde ganó el Leon de Oro a la Mejor película. Una interpretación increíble que supone su primer Oscar en uno de los filmes más exitosos del año y de los que más ha dado que hablar.

La nominación de Banderas era ya un éxito, pues pocas veces un trabajo hablado en una lengua que no sea el inglés se cuela entre las nominadas, y esta vez lo ha hecho dejando fuera a actores como Robert De Niro o Eddie Murphy.