Uno de los grandes momentos de la noche de los Goya 2019 ha sido el simpático error de Amaia Romero, de OT, justo antes de su actuación musical. "Vale, a ver, espera, que tenemos un problema. No se ha escuchado la claqueta o no sé qué ha pasado, pero hay un problema. Así que, por favor, si se puede quitar la música o algo... gracias", ha sonreído, también dirigiéndose a su antiguo profesor en la Academia Manu Guix, quien se aferraba al piano. 

Lo ha dicho de forma tan natural que hasta ha parecido un gag, un guiño fresco del guion, pero no era así. Este gesto forma parte de la personalidad de la joven, quien en su momento conquistó al público de OT con su alegre torpeza y su capacidad de reírse de sí misma. Luego, una vez arreglado el tropezón, ha interpretado las canciones nominadas junto a Judit Neddermann y Rozalén. Finalmente, ha resultado ganador el tema de Coque Malla para la película de Javier Freser Campeones, que optaba a 11 Goyas: Este es el momento