La presentadora Mariló Montero en una imagen de archivo tomada en febrero de 2020.

La presentadora Mariló Montero en una imagen de archivo tomada en febrero de 2020. Gtres

Famosos TRIBUNALES

Mariló Montero gana a Gustavo González: 340.000 euros de condena por fotografiarla semidesnuda

En la resolución también se ve afectado Diego Arrabal, quien participó en la toma de las instantáneas. Es la mayor sanción en la historia judicial española. 

12 enero, 2022 21:50

Noticias relacionadas

Victoria judicial para Mariló Montero (56 años) tras varios años litigando en los tribunales. Los hechos se remontan a la Semana Santa del año 2015, cuando la de Navarra realizó un viaje a Bora Bora, en la Polinesia Francesa, acompañada de una amiga.

Sin embargo, dicha paradisíaca escapada se vio truncada cuando Gustavo González (56) y Diego Arrabal (51) localizaron a la periodista y la fotografiaron semidesnuda.

Entonces, la presentadora denunció los hechos solicitando medidas cautelares, motivo por el que las instantáneas no fueron publicadas. El caso fue inicialmente desestimado, pero en julio de 2021 la justicia volvió a dar la razón a la madre de Rocío Crusset (28), y la Audiencia Provincial de Barcelona reabrió el caso.

Ahora, el Juzgado de Primera Instancia número 35 de Madrid ha dictado sentencia, y la resolución ha condenado por lo civil a ambos fotógrafos, como ha avanzado El Confidencial

Mariló Montero en una imagen tomada en septiembre de 2021.

Mariló Montero en una imagen tomada en septiembre de 2021. Gtres

Gustavo y Diego deberán, así, indemnizar a la periodista, y a la amiga que la acompañaba, con 340.000 euros por intromisión ilegítima en su derecho a la intimidad y el honor.

La resolución se hizo pública el pasado 28 de diciembre y ha hecho historia en la vertiente judicial española, ya que se trata de la mayor sanción por intromisión en el derecho a la intimidad y el honor. La sentencia considera que, en efecto, los fotógrafos tomaron las instantáneas sin el consentimiento de la presentadora.

No solo esto, sino que contribuyeron a propagar insinuaciones sobre su orientación sexual. "A ella le afectó mucho que se supiera la existencia de esas imágenes porque llegaron a plantear que podía tener una condición homosexual", se declaró hace un tiempo desde su despacho de abogados.

Cabe señalar que la sentencia no es firme y puede ser recurrida. La condena se basa en la "intromisión ilegítima en el derecho a la intimidad y familiar y a la propia imagen" y por "intromisión ilegítima en el derecho al honor" de Montero y su amiga.

Se prohíbe, además, la publicación de las fotografías de Bora Bora. De la sanción de 340.000 euros, 265.000 corresponden a la periodista; y los 75.000 restantes, a su acompañante en el viaje. 

Con este fallo no se acaban los contenciosos entre Montero y los profesionales gráficos, propietarios de la agencia Código Press (Diegus SL). En relación con las mismas instantáneas, ambos se enfrentan a una nueva causa, pero por la vía penal.

En esta ocasión, la Audiencia Provincial de Barcelona concluyó en junio de 2021 que Arrabal y González deberán acudir a un juicio por un delito de revelación de secretos. En esa línea, se alega que las fotografías fueron tomadas en una "terraza privada" del hotel de la Polinesia Francesa, con la única finalidad de "compradas y difundidas por la prensa llamada rosa". Aún no se ha fijado la fecha para este segundo juicio.

Así sucedieron los hechos

Mariló Montero en una instantánea de su cuenta de Instagram.

Mariló Montero en una instantánea de su cuenta de Instagram.

La periodista inició estas vacaciones en 2015 con la finalidad de poder descansar y tomó todas las medidas oportunas para ocultar a su entorno el destino de su viaje, pero estos dos fotógrafos lograron saber dónde se alojaba. Se desplazaron hasta allí con la finalidad de obtener fotografías de la presentadora.

Para ello, desde otro cuarto del hotel en el que se encontraban alojadas Mariló y su amiga, y provistos de potentes teleobjetivos, rodaron y tomaron, durante varios días y noches, imágenes de su intimidad. 

Tras la obtención de dichas imágenes por parte de Gustavo González y Diego Arrabal, fueron remitidas a determinados medios de comunicación con la finalidad de vender ese material, algo que no consiguieron solo debido a la intervención judicial.

[Más información: La Audiencia reabre el caso de Mariló Montero contra Gustavo González por unas fotos de ella semidesnuda]