En las próximas semanas tendrá lugar un dulce reencuentro que rememorará tiempos más felices para Paloma Cuevas (48 años) y Enrique Ponce (48). Bianca (9), la hija de ambos se está preparando para tomar su primera comunión y en esta celebración será donde la empresaria y el torero se vean las caras por primera vez tras su separación.

Noticias relacionadas

Es Paloma quien ha tomado las riendas de la organización para que toda la familia pueda disfrutar de una inolvidable jornada con la segunda hija de la expareja como protagonista y a día de hoy han trascendido algunos detalles sobre cómo será la celebración. Uno de los más importante es la localización elegida. Se trata de la finca Cetrina, una propiedad del diestro sita en Navas de San Juan (Jaén), según recoge Vanitatis.

A buen seguro, este lugar les traerá muchos recuerdos a toda la familia, ya que fue el inmueble en el que el exmatrimonio, junto a sus hijas, Paloma y Bianca y los padres de Paloma, Vitoriano Valencia (88) y Paloma Díaz, se recluyeron durante el confinamiento. Para la liturgia religiosa se acomodará un altar en la parte del jardín cubierto de la finca y como parte de la decoración, no podía faltar algún elemento taurino: se dispondrá un capote bordado del padre de la niña, con la Virgen de Guadalupe, la Inmaculada y Jesús Caído. Alrededor del altar, Bianca tendrá muy cerca de ella a los abuelos, a su hermana y a sus padres en unas sillas blancas que se dispondrán para el acto.

El exmatrimonio, junto a una de sus hijas en 2018. Gtres

La primera comunión de Bianca seguirá el mismo patrón que se marcó el día que le tocó el turno a su hermana mayor, Paloma. Tras la celebración religiosa, a las 13.30 tendrá lugar un ágape a cargo del cáterin Vait. La empresa pertenece a Sandra Linares, la tía de Bianca y ya ofreció sus servicios -en este caso una mesa dulce y la gran tarta que ponía broche de oro al menú- al entonces matrimonio en la Primera Comunión de la primogénita de ambos, Paloma. Y no han sido las únicas ocasiones en las que Paloma Cuevas ha contado con esta compañía de servicios gastronómicos, ya que suele ser una contratación habitual para los eventos familiares. Otra de las similitudes que guardará la comunión de Bianca con la de su hermana mayor, será el momento que protagonizará su padre. El diestro tomará el capote para torear unas becerras en la plaza sita en Cetrina.

Como ya hiciera su hermana, la niña no tomará el sacramento junto a sus compañeras de clase, que ya lo hicieron el pasado 22 de mayo, sin embargo, sí que ha asistido a las sesiones de catequesis, dirigidas por los capellanes del centro Pablo Moreno y Borja de León, junto a ellas. No ha trascendido la fecha exacta en la que tomará el sacramento religioso, pero sí que se ha tenido en cuenta para fijar el día, la apretada agenda de Enrique Ponce, que además ha ido variando en función de las restricciones sanitarias. A día de hoy, el torero no volverá a las plazas hasta el día 20 de junio, que comparte cartel con Roca Rey (24) y Juan Ortega (30) en Istres, Francia.

Paloma Cuevas, junto a Bianca, en una imagen de archivo. Gtres

En cuanto a los invitados, ha sido confirmada la presencia de los duques de Anjou, Margarita Vargas (37) y Luis Alfonso de Borbón (47), junto a sus hijas. No es de extrañar ya que Eugenia, de 14 años, está muy apegada a las hijas del exmatrimonio. Además, Margarita es la madrina de Bianca y el verano pasado tras relajarse las restricciones sanitarias, Paloma se resguardó junto a ella en su residencia de Sotogrande de la avalancha informativa derivada de la aparición pública de Ana Soria (23) en la vida del torero y su posterior separación. 

El divorcio de la expareja se está complicando, entre otros motivos, debido a la dificultad para poner en orden todo el patrimonio que Ponce ha ido acumulando a lo largo de su carrera. Justamente, una de las fincas que está suponiendo mayor escollo es el lugar donde va a tener lugar la celebración: "Donde han encontrado mayor problema ha sido con la finca La Cetrina", se revelaba a este periódico. Este impresionante terreno sobre el cual se construyó una espectacular casa al más puro estilo rústico ha sido escenario de bautizos de las dos hijas del matrimonio. También ha sido fotografiado y llevado hasta los medios de comunicación en un sinfín de ocasiones. Es el bien más preciado para Ponce y cuya gestión está eternizando la firma del divorcio más sonado del último año.

[Más información: Enrique Ponce Toma una importante decisión antes de reunirse con Paloma Cuevas]