Ana Soria (23 años) siempre ha preferido mantenerse en un segundo plano tras la exposición mediática que adquirió al conocerse su noviazgo con Enrique Ponce (49). De hecho, incluso en las redes sociales ha llegado a bloquear la posibilidad de que sus seguidores y usuarios dejaran comentarios en sus publicaciones. La joven almeriense estaba harta de dar explicaciones sobre cada uno de sus pasos y por este motivo ha tomado una decisión drástica, siguiendo los pasos de su pareja.

Noticias relacionadas

La estudiante de Derecho ha eliminado su cuenta de Instagram. Algo que ya hizo el torero hace unas semanas. Enrique Ponce decidió desaparecer de las redes sociales a finales de mayo tras las continuas informaciones sobre el estado de su divorcio, sobre la gran pelea que protagonizó a gritos con su novia o sobre la próxima comunión de su hija pequeña, evento que supondrá el reencuentro entre el exmatrimonio y en el que no estará presente su actual pareja.

Ana Soria y Enrique Ponce, en una imagen de Instagram. RRSS

Parecía entonces que la decisión tan rotunda de Ponce afectaba directamente a su novia, pues era el medio por el que demostraba su amor por la almeriense y en el que le dedicaba bellos mensajes y compartía fotografías juntos. Sin embargo, según se ha publicado, la decisión vendría ligada a dos aspectos. Por un lado, por su faceta profesional, ya que al mostrar contenido personal, muchos de su gremio le advirtieron de que debería tomar el rumbo hacia un perfil más profesional. Y por otro lado, porque cuando los usuarios le criticaban -tanto a él como a Ana-, a veces decidía contestarles y se habría dado cuenta de que ya no desea dar explicaciones a personas que ni siquiera conoce.

Este último punto es también el motivo por el que, según apuntan, su novia habría optado por eliminar su cuenta de Instagram (anasoria.7) este viernes. Aunque resulta curioso que este movimiento de ambos haya llegado coincidiendo con los primeros rumores de crisis entre ellos y su primera gran pelea captada por los fotógrafos de la revista Diez Minutos.

Primer aniversario de pareja

A finales de mes se cumplirá un año desde que estallara la noticia del divorcio de Enrique Ponce y Paloma Cuevas (48 años) y también sobre las primeras informaciones de la existencia de una joven llamada Ana Soria en la vida del torero.

Un aniversario que, en vista de las últimas decisiones del diestro y su novia, llega en el momento en que ambos han querido desaparecer de las redes sociales y así no generar contenido juntos que pueda ser motivo de crítica o polémica.

Enrique Ponce y Paloma Cuevas, el día que presentaron a su hija pequeña, Bianca. Gtres

Por otro lado, esa señalada fecha también podría coincidir con la primera comunión de Bianca (9), la hija pequeña de Ponce y Cuevas. Estaba previsto que la menor celebrara el sacramento el 8 de mayo, pero la familia ha preferido esperar hasta que los abuelos, tíos y demás seres queridos estén vacunados y así festejar el día con seguridad y pudiendo demostrarse el cariño con abrazos y besos.

Ese día será el reencuentro familiar de Enrique y Paloma y si todo sigue según lo anunciado, será su primera cita tras haber firmado el divorcio, pues la gestión del inmueble que impedía tal rúbrica ya estaría resuelta.

[Más información: Enrique Ponce toma una importante decisión días antes de reunirse con Paloma Cuevas]