Margarita Vargas (37 años) ha aprovechado, un año más y como marca su tradición familiar, estas fechas tan especiales y señaladas para mostrar su lado más solidario. La mujer de Luis Alfonso de Borbón (46) colabora con el rastrillo solidario de Nuevo Futuro, que este año será muy especial a través de una edición online.

Noticias relacionadas

A pesar del complicado momento que vive su familia política tras conocer la sentencia de que tendrán que entregar al estado el Pazo de Meirás, Vargas reconoce que tiene muchas ganas de que llegue la Navidad para poder estar en familia y disfrutar del verdadero sentido de estas fechas tan especiales.

Cuéntenos su aportación este año

Este año, como sabéis, es el 'Armario Solidario' y me han llamado para colaborar, y yo encantada. Aquí tenéis parte de mi armario, hay una cantidad de prendas con cosas de fiesta, cosas básicas, un poco de todo. Aquí estoy representada.

Margarita Vargas en una imagen de archivo. Gtres

No se podía negar a participar, ¿no?

Por supuesto que no. Yo soy fan del rastrillo, llevo 10 años colaborando con ellos, desde que llegué aquí. Es una causa preciosa y es un año muy especial para ayudar. Estoy encantada de poder compartir todo esto con todo el mundo.

¿Cómo fueron sus inicios solidarios?

La verdad es que empecé por mi madre, conoció a Pina en una comida y dijo 'a mi hija le encanta ayudar'. Al día siguiente me dijo 'te tienes que ir a ayudar'. Pina fue encantadora, me presentó a su hija María José, estuve ese día en el puesto y me he ido enganchando hasta hoy.

Toda una tradición en la familia

Tradición y la verdad es que me encanta. Nuevo Futuro hace una labor preciosa, súper necesaria para los niños, y más después de esta pandemia. Es hora de ayudar en todo lo que se puede. Cualquier cosa que hagamos es mínima para lo que ellos necesitan.

Su relación con el rastrillo, además, también es por su familia política

Bueno, es verdad que la abuela de mi marido siempre estuvo ahí, pero yo llegué por mi madre. Luego ya cuando llegué estaba Simoneta (52), la infanta Pilar, la abuela de mi marido y se convirtió en algo familiar. La primera vez fue por una comida de mi madre. Llegué por cosas de la vida, porque me tocaba.

¿Le ha costado seleccionar la ropa?

La verdad es que me ha costado porque mi hija ya está de mi tamaño y quiere usar mi closet, al final creo que hemos hecho una selección de todo. Un poco de todo para todos los gustos. Mi hija está más alta que yo.

¿Cuántos años tiene?

Tiene 13, pero está muy alta. Ha costado un poco, pero bueno, hemos sacado unas cosas muy bonitas para ayudar. Los niños lo necesitan ahora más que nunca.

¿Cómo ha vivido usted la pandemia?

Como todo el mundo. Gracias a Dios, no hemos tenido nada cercano, estamos todos con salud, así que muy bien. Las preocupaciones de todo el mundo, con mucha empatía con la gente que lo está pasando mal, rezando todos los días para que esto pase rápido.

¿Piensan en Navidad este año?

Las Navidades volverán un poco a la esencia: estar en familia, que es lo importante. El tema fiestas y esto ya da igual, la gente se quiere reunir con la familia que es lo que echamos de menos.

Como mamá de cuatro hijos, no se puede reunir con nadie más

Con nadie, me da mucha pena, tengo a mi madre, mi hermana, mis sobrinos que tengo muchas ganas de verles, pero habrá que acatar las medidas que pongan para la salud de todos. Gracias a Dios, existe el FaceTime, el Zoom, nos hemos acostumbrado a utilizar estas tecnologías para estar más cerca.

Luis Alfonso recuerda a su hermano

El pasado mes de febrero se cumplieron 36 años de la muerte de Fran, el hermano de Luis Alfonso, en un accidente de coche. Como cada año, el hijo de Carmen Martínez de Bordiú (69) compartía una fotografía de su infancia, junto a su hermano y su padre, el duque de Cádiz. "Querido Fran, 36 años desde que te fuiste... Dios te llamó muy pronto; te sigo recordando como siempre y me haces mucha falta", posteó el aristócrata en su perfil de Instagram. 

Fran Alfonso de Borbón, el hijo mayor de Carmen Martínez Bordiú, falleció el 7 de febrero de 1984, a la edad de 11 años, en el Hospital de Navarra dos días después de que el Citroën CZ en el que viajaba junto a su familia chocara contra un camión Pegaso. En el accidente también resultaron heridos su padre que conducía el vehículo; su hermano, Luis Alfonso; y una institutriz que viajaba con ellos cuando volvían de esquiar de la estación de Astún, cerca de Pamplona. 

Fue un duro episodio que marcó para siempre la vida de Carmen Martínez Bordiú, quien desde entonces se refiere a estos hechos como "la tragedia que marcó mi vida". Esa trágica semana de febrero, la nieta de Francisco Franco se encontraba en París, donde residía junto a su entonces pareja, Jean-Marie Rossi; y fue el rey Juan Carlos (82) el encargado de hacer esa fatídica llamada para comunicarle que su familia había sufrido un grave accidente. 

Fran Alfonso de Borbón fue enterrado en el Cementerio de Mingorrubio (El Pardo) el 8 de febrero de 1984 y, tras la muerte de su padre, el duque de Cádiz, sus restos fueron trasladados al Monasterio de las Descalzas Reales de Madrid. "La pérdida era demasiado fuerte. Cuando un dolor es tan fuerte se te secan las lágrimas", recordó Carmen en 2015 durante el programa de Bertín Osborne. "Yo puedo llorar en una película y no se me cayó una sola lágrima con mi hijo, era demasiado fuerte", afirmó. "Yo aprendí a hacer mi duelo, como dijéramos, pero desde un principio quise vivir con él. Yo no cambié ni una foto y hablaba de él no como si viviera, sino porque forma parte de mí", añadió. 

[Más información: El emotivo mensaje de Luis Alfonso de Borbón a su hermano fallecido: "Me haces mucha falta"]