El tenista Rafael Nadal (34 años), la actriz Rossy de Palma (56), el cocinero José Andrés (51), la cantante Rosalía (27) o la modelo Kendall Jenner (24) aparentemente no tienen nada en común, excepto su popularidad y un prestigio que va ligado a su credibilidad, ellos son su propia imagen de marca, pero además ponen en valor a las firmas de las que son embajadores.

Noticias relacionadas

La profesora de Relaciones Públicas del Grado de Publicidad de la española Universidad Villanueva, Ana Fernández, explica este miércoles que "la credibilidad depende de la coherencia, y la coherencia de la afinidad con ese personaje, un vínculo que permite que gente crea que podría consumir el producto que anuncia".

En publicidad nada queda a la improvisación, los análisis de mercado miden al detalle cada campaña, donde en caso de elegir un rostro popular se valora la credibilidad que le otorga el público.

Rosalía, posando para su anuncio de MAC Cosmetics. RRSS

Rossy de Palma, Rafa Nadal, la bailaora Sara Baras (49), el cocinero Ferrán Adriá (58), el piloto español Fernando Alonso (39) o la artista Dua Lipa (25) son imagen de distintas firmas donde su credibilidad está en juego y el prestigio de las marcas que abanderan también. Un embajador de marca "cobra por su capacidad de difusión, pero no vende su opinión. El producto que anuncia no tiene por qué gustarle", indicó la profesora, para la que "no ha que confundir credibilidad con veracidad".

La actriz española Rossy de Palma es uno de esos personajes que traspasan la pantalla, tanto en España como en Europa. Además de formar parte del elenco habitual de actores en las películas de Pedro Almodóvar (71), es uno de los rostros populares habituales de campañas de publicidad. Modelo de grandes diseñadores como Azzedine Alaïa, ha desfilado para Alexander McQueen, Palomo Spain, cerró el último desfile de Andrés Sarda y recientemente participó en el de Jean Paul Gaultier, otro de sus íntimos en la moda.

La fuerza de su carácter, su manera de hablar y su energía le han convertido en protagonista de anuncios sobre higiene íntima o cerveza y Gaultier la ha vuelto a fichar para que comparta una divertida campaña del perfume Scandal con Irina Shayk (34).

"Una colaboración profesional que nace de la amistad crea imagen de marca con el paso del tiempo", la hace creíble y genuina, según Fernández.

El tenista español Rafael Nadal es otro de los rostros populares más requeridos por las firmas. Es imagen de bancos, hace campaña en favor del uso de protectores solares, coches, firmas de moda o telefonía.

La estadounidense Kendall Jenner es una de las modelos que más campañas aglutina al margen de los desfiles. Es imagen de la firma de tejanos Lui Jo, pero también de Calvin Klein, y en sus redes sociales no tiene ningún pudor en posar de manera consecutiva para una y otra firma.

Por su parte, el cuidado estilismo de la cantante española Rosalía ha llamado la atención de varias marcas de cosmética de lujo para las que ha sido embajadora de máscara de pestañas, en un caso, y de lápiz de labios en otro.

Un personaje popular, en su opinión, puede "ser imagen de pocas firmas y no resultar creíble" y, sin embargo, una influencer puede aglutinar mayor número de seguidores atentos a qué perfume lleva, dónde va a comer o de que marca son sus nuevas zapatillas. "No tiene sentido que anuncien algo gratis. Lo que vale dinero hay que cobrarlo".

LAs 'top model' de los 90, Carla Bruni, Claudia Schiffer, Naomi Campbell, Cindy Crawford y Helena Christensen junto a Donatella Versace. Gtres

Ana Fernández recordó que las top de los 90, entre las que se encontraban Claudia Schiffer (50), Naomi Campbell (50) o Linda Evangelista (55), acabaron eclipsando a las marcas de las que eran imagen. El punto de inflexión que determinó el momento de la renovación.

El fin es "vender y ser creíbles" y que -añadió- el producto capte la atención del consumidor es el objetivo y si es con un rostro conocido, mejor.

[Más información: De Alfonso Merlos a Ana Rosa Quintana: estos son los famosos más "peligrosos" del 2020]