El pasado 22 de agosto, la doctora Carla Barber (30 años) publicaba en sus redes sociales lo que para ella era una tristísima noticia. El restaurante Aponiente del chef Ángel León, tres estrellas Michelin, le informaba de que no tenía más remedio que cancelar la ansiada reserva que tenía hecha para cenar junto a su pareja, Diego Matamoros (34), tras el positivo por Covid-19 de uno de los trabajadores del establecimiento.

Noticias relacionadas

Un mes y medio después de aquello, JALEOS puede confirmar en exclusiva que la que ex Miss España y su novio, dispuestos a no perderse esta experiencia extraordinaria, pospusieron la reserva y disfrutaron este sábado 10 de octubre de los manjares que ofrece el chef del mar en su exclusivo restaurante de El Puerto de Santa María en Cádiz.

Carta del restaurante Aponiente de Ángel León. EL ESPAÑOL

A las 14:30 horas, de perfil bajo, sin llamar nada la atención y con un look algo informal, según los testigos, la médica estética y el colaborador de televisión hicieron su aparición en Aponiente. Fueron los últimos en llegar. El menú del día, nutrido fundamentalmente por productos frescos del mar, con la originalidad y el toque único del chef León, está compuesto por cinco aperitivos, 12 platos y dos postres. 

Disfrutar de los platos de Ángel León en Aponiente tiene un precio de 215 euros por persona. Y en caso de querer maridar la comida con unos vinos propios de la tierra, el valor aumenta en 100 euros. El montante total de Barber y Matamoros, que degustaron varios blancos, perfectos para la materia prima marina, ascendió a 630 euros.

Alrededor de las 16:30 horas de la tarde, la pareja daba por concluida su experiencia en Aponiente y se despedía personalmente de Ángel León, siempre atento tanto de sus exquisitos platos como de sus comensales. Testigos presenciales desvelan a este diario que el cocinero y la mediática pareja se hicieron una fotografía, quizá para su recuerdo personal, ya que por el momento no le han dado salida a través de las redes.

Días antes de esto, Carla Barber y Diego Matamoros gozaron de unas jornadas de desconexión y descanso días en Sevilla, ciudad en la que el hijo de Kiko Matamoros (63) vivió durante años con su madre y a la que se siente emocionalmente muy unido. En la mañana del sábado, la pareja viajó desde la capital hispalense hasta el elitista espacio gaditano. 

Concepto del restaurante Aponiente del chef Ángel León.

Carla Barber y Diego Matamoros gozaron de un impresionante almuerzo protegidos por todas las medidas de seguridad anti Covid-19. El restaurante contaba con unas 15 mesas y unas 40 personas en total. Si bien es cierto, ninguno de los dos, pese a su categoría de influencer, decidió publicar nada relativo a su visita a Aponiente.

Y es que en los últimos tiempos, especialmente desde que Carla sufriera un violento robo en el interior de su edificio, la doctora de Las Palmas de Gran Canaria ha reducido el flujo de sus publicaciones en la red social de las fotos instantáneas, donde ya atesora más de 679.000 seguidores.

Así lo relataba ella misma el pasado 19 de septiembre a través de sus stories: "Anoche, al entrar en mi portal, dos chicos me estaban esperando dentro, escondidos. Al subir mis escaleras, me atacaron por la espalda y me hicieron la llave del mataleón hasta dejarme inconsciente al cortar el riego sanguíneo a mi cerebro presionando la arteria carótida".

Y continuaba: "No sé cuánto tiempo estuve inconsciente, creo que algo más de un minuto. Conseguí levantarme y salí corriendo a la calle gritando sin parar. Me indicaron por dónde se habían ido los asaltantes y empecé a correr. Los alcancé y conseguí memorizar la matrícula, modelo y color del coche. Estoy bien. Tengo lesiones en cuello y lengua, dolor al tragar y al hablar. Lo extraído (joyas, bolso...) carece de importancia, al fin y al cabo es sólo dinero. El miedo al recordar lo sucedido y la angustia de pensar que puede volver a pasarme es lo que importa. GRACIAS POR PREOCUPAROS. A MIS AMIGOS, no tengo teléfono de momento, por si intentáis contactarme".

Juntos, pese a los rumores

El romance entre Carla Barber y Diego Matamoros fue confirmado por los medios de comunicación y por ellos mismos el pasado 1 de junio. A través de sus respectivas redes sociales, y desde una conocida terraza del centro de Madrid, Barber y Matamoros publicaron una fotografía en la que aparecían besándose. Junto a la imagen, un hermoso texto: "El mejor regalo de mis 30. Caído del cielo", posteaba la doctora estética; mientras que Diego Matamoros, por su parte, comentó: "La vida te sorprende... (estrellas en el universo)".

A finales del mes de septiembre, y tras el terrorífico robo que sufrió Barber, algunas revistas confirmaron el quiebre sentimental entre ellos. La participación del hijo de Matamoros en Sábado Deluxe para abordar la desagradable experiencia de su novia la habría enfadado sobremanera.

E incluso Carla, siempre según estas publicaciones, optó por marcharse unos días sola a su tierra. Ahora la realidad es muy distinta. Carla y Diego siguen juntos, han disfrutado de un espectacular almuerzo en uno de los mejores restaurantes de España y hace apenas unas horas fueron a cenar con el clan Matamoros casi al completo, a excepción de Anita (20), hija de Kiko y Makoke (51). 

[Más información: Carla Barber sufre una brutal agresión que la deja inconsciente: su desgarrador testimonio]