Ana Boyer, junto a Verdasco, Preysler, Tamara y el pequeño Miguel.

Ana Boyer, junto a Verdasco, Preysler, Tamara y el pequeño Miguel. Redes

Famosos CEREMONIA CASERA

La estrategia de Boyer y Verdasco para proteger la suculenta exclusiva del bautizo de su hijo

El evento ha sido familiar y muy íntimo, con la intención de salvaguardar su pacto con la revista del corazón que este lunes los lleva en portada.

Hace dos años se casaron en la paradisíaca isla caribeña de Mustique, el destino favorito por el que han pasado estrellas internacionales como Johnny Depp (56 años), Jude Law (47) o Brad Pitt (56). Una exclusiva ceremonia que no se asemeja al bautizo del pequeño Miguel, que nació hace nueve meses. El bautismo del niño ha sido íntimo y familiar, aunque también ese aspecto protector se debía a una clara intención: Ana Boyer (30) y el tenista Fernando Verdasco (36) han vuelto a firmar una exclusiva con la revista ¡HOLA!.

La pareja llegó a Madrid después de pasar unos días en Catar para celebrar la primera Navidad de Miki -apelativo cariñoso que utiliza su tía Tamara Falcó (38) para referirse al pequeño- y su bautismo. Un gran día que culminó con una merienda en la casa de Isabel Preysler (68). En lugar de un padrino y una madrina, como marca la tradición, el pequeño tuvo dos madrinas: sus orgullosas tías Sara Verdasco (31) y la flamante ganadora de MasterChef Celebrity, Tamara Falcó. 

Portada de la revista '¡HOLA!' de este lunes 30 de diciembre.

Portada de la revista '¡HOLA!' de este lunes 30 de diciembre.

El bautizo se celebró, tal y como informa la citada revista, en la capilla de los Misioneros de la Sagrada Familia, ubicada en la urbanización Puerta del Hierro. El sacerdote que ofició el bautismo fue don Carlos Saldaña, el mismo que casó a la pareja, el 7 de diciembre de 2017. Como había mucha confianza e intimidad, fue una ceremonia relajada. Varios miembros de la familia leyeron unas palabras al pequeño como el nobel Mario Vargas Llosa (86). 

"Se ha portado muy bien. Al principio lo miraba todo con mucha curiosidad, un poco asombrado de todo lo que estaba ocurriendo a su alrededor. Pero luego se ha portado muy bien. Ha estado contento y no ha llorado, ni siquiera cuando lo han bautizado", comentaba Ana Boyer. El pequeño, que mide 70 centímetros y pesa más de 8 kilos, no pudo usar el mismo faldón con el que la bautizaron a ella porque el niño es más grande. 

Ana Boyer y Fernando Verdasco han conseguido juntar unos días para tomarse unas pequeñas vacaciones.

Ana Boyer y Fernando Verdasco han conseguido juntar unos días para tomarse unas pequeñas vacaciones. Redes

Después de la misa, tanto la familia Preysler como la de Verdasco,acudieron a la casa de la abuela del pequeño. Isabel tenía adornado el salón con flores y en el aire se respiraba una fragancia de eucalipto. Antes del gran día, Ana Boyer y Fernando Verdasco habían visitado a sus hermanos mayores, Enrique Iglesias (44) y Julio Iglesias Jr. (46), los grandes ausentes del bautizo. "A mis hermanos los he visto mucho últimamente. Acabamos de pasar dos semanas en las Américas y hemos estado en casa de Enrique, con sus niños, que cumplían dos años", comentó Boyer. 

[Más información:Champán y Jaleo: la romántica cena de Ana Boyer junto a Verdasco por su 30 cumpleaños]